Un poema de Francisco Cervantes

Digamos a una sola voz

Todas las tardes me visita, pues
conoce mi debilidad por ella, mi
viejo y dulce vicio por su presen-
cia melosa. Llega, se instala des-
cansa un poco, se acomoda y des-
pués inicia su lento recorrido por
todas las instancias de mi memoria.
Desde su primera visita conoce la
plaza, el plazo, la consigna que le
indicará que no podrá volver, que
ha tocado mis límites. Ahora es pre-
ciso que la deje transitar libremen-
te interrúmpome y le digo, casi en
silencio: Bienvenida, Saudade mía,
bienvenida, aunque lo que recuerdas no
fuera como lo repites, bienvenida seas.

De Esta sustancia amarga (1973)

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Poesía. Bookmark the permalink.

4 Responses to Un poema de Francisco Cervantes

  1. Morriña, saudade casi siempre acompañadas de soedade. A veces hay que dejarla libre para liberarnos de un pasado que o no debe volver o si tiene que hacerlo nos encontrará.
    Gracias por compartir.
    Buen domingo.

  2. Aquileana says:

    Excelente selección. Mil gracias por compartir,

    saludos, Aquileana😛

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s