El futuro del libro tradicional frente al formato electrónico

La Nación publicó un breve reportaje acerca de un debate, realizado en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, sobre el libro impreso y su convivencia con el libro electrónico (pocas novedades, la verdad).

“Hoy haré el papel del abogado del diablo por partida doble -prometió Ariel Torres, editor del suplemento Tecnología de LA NACION, en su introducción-: no sólo me crié entre libros y mi casa está llena de ellos, sino que también soy un gran consumidor de libros electrónicos. Mi impresión es que ambos formatos son complementarios.”

Así comenzó el debate sobre la irrupción del libro electrónico (e-book ) y su convivencia con el libro tradicional, que se realizó ayer en el auditorio del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba-Fundación Costantini).

El encuentro, en el que participaron también el analista y director del newsletter Comentarios Enrique Carrier (experto en nuevas tecnologías) y el director de la editorial Interzona, Guido Indij, formó parte del ciclo Experiencia adn , organizado por LA NACION y que cuenta con el apoyo de Citi y las empresas Chandon, Carolina Herrera y Tudor.

Luego de su introducción, Torres mostró un libro publicado en 1862. “Este volumen tiene 149 años, salió ocho años antes de que Bartolomé Mitre fundara LA NACION y cinco antes de que se patentara la máquina de escribir. Y, sin embargo, funciona a la perfección. ¡De hecho, tiene mejor calidad de imagen que una iPad o un Kindle! Ningún otro soporte de información puede igualar semejante durabilidad.”

Añadió que los libros son los únicos medios que no necesitan de un aparato externo para poder acceder a sus contenidos. Por esa razón, y porque son objetos palpables, se establece con ellos una relación “más íntima” que con discos o e-books.

“Por otro lado, las estadísticas muestran que los que más leemos libros de papel somos también los principales consumidores de e-books. Es lógico -afirmó Torres-, la tentación de recorrer catálogos y obtener en instantes una obra que no habíamos leído es irresistible. Sí, nuestras bibliotecas reales son un tesoro, pero los e-books tienen la enorme virtud de expandir esa biblioteca casi hasta el infinito.”

Por su parte, Indij trató el tema del futuro del negocio editorial y enumeró las ventajas que, a su juicio, tiene el formato tradicional.

“Con los libros podés hacer tantas cosas valiosas como regalarlos, donarlos, prestarlos, recibirlos, cambiarlos, dedicarlos. ¡Los e-books son tan poco sociales! Si se caen no se rompen, no se quedan sin batería, no debo actualizar sus sistemas operativos ni debo cerrarlos con el decolaje y el aterrizaje”, apuntó Indij. “No tiene valor de reventa, patrimonial, de herencia”, acotó. No obstante, subrayó que la incuestionable ventaja de los e-books es que el usuario puede guardar cientos y hasta miles de títulos en su e-reader

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Diarios, Libros, Tecnologías. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s