Freud, una biografía de Elisabeth Roudinesco

Freud

Editorial Debate puso a circular en español la reconocida (y premiada en 2014) biografía Freud en su tiempo y en el nuestro, de la profesora, psicoanalista y escritora francesa Elisabeth Roudinesco (París, 1944), quien piensa que el padre del psicoanálisis no descubrió el inconsciente sino que lo trató de forma diferente y fue metáfora de su tiempo, una época marcada por la frustración. Hoy, particularmente en el ámbito de la literatura, estamos invadidos por el Yo. Los escritores publican autobiografías en varios tomos, tratan sus neurosis, sus crisis familiares, etc. ¿Es necesario aún el psicoanálisis? ¿Es el psicoanálisis una ciencia? Para Roudinesco este debate es ridículo. “Ninguna medicina del alma y de la psique pretende ser una ciencia. Ninguna neurociencia puede invalidar los datos del psicoanálisis porque el ser humano es a la vez biológico, psíquico y medioambiental”.

El Cultural publica la siguiente entrevista con motivo de la publicación de esta biografía:

Pregunta.- Se formó usted en la Escuela Freudiana de París fundada por Lacan y ha dedicado al psicoanálisis gran parte de su trayectoria intelectual. ¿Escribir la biografía de Freud era una deuda que tenía pendiente con su propio pasado?
Respuesta.- No se trataba de una deuda, sino de algo lógico. Mi especialidad es el psicoanálisis. En 1993 escribí la biografía de Lacan. Luego realicé estudios comparativos sobre las situaciones en diferentes países. El trabajo comparativo es fundamental para cualquier historiador. En 1997 publiqué el Diccionario del psicoanálisis junto a Michel Plon en el que reuníamos la historia del psicoanálisis en todo el mundo. Luego escribí muchos otros libros y ensayos hasta que llegué a Sigmund Freud, el fundador. Para mí, era algo evidente que tenía que escribir su biografía o, como yo lo llamo, su historiografía.

P.- Explica que uno de los motivos para escribir esta biografía fue que ningún historiador francés lo había intentado (aunque sí muchos ingleses). Y sin embargo en Francia el psicoanálisis se implantó exitosamente desde el principio… ¿Cómo es posible?
R.- En Francia siempre ha existido pasión por Freud y, por ello, también odio. Para nosotros los franceses, sin embargo, se trata de un pensador, un filosofo… El nuestro es uno de los únicos países del mundo en el que se le estudia en el colegio, por ejemplo. Con el fin de que la biografía tuviera sentido hoy en día y colmara las lagunas que existían en Francia, tenía que efectuar el camino inverso a los estudios que se habían realizado anteriormente sobre Freud. Los mejores trabajos historiográficos son americanos e ingleses. También hay muchas obras en alemán, por supuesto. En Francia hay muchos psicoanalistas, pero no historiadores del psicoanálisis. La última gran biografía se remonta a veinticinco años, excelente por cierto, de Peter Gay. En Francia nadie había escrito una biografía sobre Freud a partir de los archivos de Washington, donde se guarda todo su legado. Mi acercamiento ha seguido la óptica de la escuela francesa de Jacques Le Goff. Hablo sobre su mundo, su origen vienés, las provincias de Polonia de las que procede, su vida cotidiana, su relación con las mujeres, su familia y el periodo del nazismo. Peter Gay hacía de Freud un sabio en la línea de Darwin. Yo acentúo la importancia del Imperio Austro Húngaro y su origen judío. Luego, me interesaba explorar los archivos desconocidos que nadie había leído. Aunque hay pocos, todavía quedaban algunos, como los de los 120 pacientes que trató. Y, por supuesto, mi propósito también era el de invalidar los rumores que circulaban últimamente.

P.- Freud pensaba que lo que él descubría en el inconsciente anticipaba lo que le pasaba a los hombres en la realidad. Pero usted afirma en el libro que se equivocaba y que, al contrario, su descubrimiento fue precisamente el fruto de una sociedad determinada. Pero entonces… el inconsciente, la gran invención de Freud ¿fue sólo una metáfora de su tiempo?
R.- Si, eso digo. Pero no sólo una metáfora de su tiempo sino universal. Todo el mundo tiene un inconsciente. Freud no ha descubierto la existencia del inconsciente, pero sí lo ha pensado de forma diferente. Se trata de una revolución simbólica. El inconsciente existe desde la Antigüedad. Lo llamaban Destino. ¿Quién es el inconsciente? Los dioses. En el universo cristiano, Dios. Es lo que piensa en lugar del hombre. Freud aparece en un momento de la historia de occidente en el que, desde el siglo XIX, emerge todo lo que “no es consciente”. Freud llega tras el cartesianismo y su idea es que, tras el consciente hay una parte inconsciente que actúa a pesar nuestro. Cuando escribe su Interpretación de los sueños no intenta ofrecer una clave de los sueños. Los sueños, en Freud, representan lo que está escondido tras nuestro inconsciente. Acaba pensando que podrían anticipar lo que iba a suceder. Yo di la vuelta a esta suposición para mostrar que la manera en la que iluminaba el inconsciente reflejaba su época

***

Pueden leer las primeras páginas del libro.

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Biografía, Entrevista, Historia, Libros, Revistas culturales. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s