“El ensayo se alimenta de la duda”, Phillip Lopate

Lopate

La revista Tierra Adentro publicó un breve texto de uno de los escritores más representativos de lo que se conoce como ensayo personal: me refiero al estadounidense Phillip Lopate (Nueva York, 1943), autor cuya escritura se ha distinguido por desplegar ante los ojos del lector una visión personalísima, íntima, transparente, irónica, lúdica, a veces despiadada, de sí mismo y del mundo. Si hubiera podido escribir como Dostoievski, ¿habría sido crítico?, se preguntó alguna vez George Steiner. Phillip Lopate declara: “Soy ensayista, para bien o para mal. No creo que muchos jóvenes sueñen con convertirse en ensayistas”. Pero a nuestro autor no se le nota incómodo. Quizás el ensayo forme parte de un temperamento. “La duda es mi compañera bendita”. Antes que aprender a argumentar, uno debe aprender a debatir con uno mismo, a cuestionarse, a criticar, a dudar. En el ensayo personal, como bien lo enseñó Montaigne, la verdadera disputa se entabla contra uno mismo.

Pasen a leer El ensayo: ejercitar la duda:

Soy ensayista, para bien o para mal. No creo que muchos jóvenes sueñen con convertirse en ensayistas. De niño, siendo tan libresco y ñoño como fui, fantaseaba con ingresar a las listas de los mejores libros de novela y poesía, aquellos géneros glamurosos y ungidos de nobleza a los que año con año se les otorgan los Nobel, los Pu­litzer y los National Book Awards. Si Freud estuvo en lo correcto al afirmar que sólo podemos ser verdaderamente felices si vemos cristalizados nuestros sueños de la infancia, entonces debo estar satisfecho con sentirme acaso realizado.

Disfruto de la libertad que impone tener bajas expectativas. En la categoría de no ficción, los libros de memorias llaman más la atención que, digamos, las colecciones de ensayo, las cuales se publican de forma modesta y casi invisible, acorde con el volumen escaso de ventas que anticipa la industria editorial. No obstante, aun con aquellas oleadas de alerta que anuncian el fallecimiento del ensayo, éste continúa publicándose y, a decir verdad, el géne­ro ensayístico goza en la actualidad de un nuevo empuje y vitali­dad. Me pregunto si este fenómeno se debe a que el ensayo está en sintonía con el sentir contemporáneo, a que conversa con el presente. En suma, estamos profundamente inseguros, divididos, y el ensayo se alimenta de la duda.

Desde que Michel de Montaigne, el padre del ensayo moderno, dictó como su lema aquella pregunta cargada de perplejidad, que sais-je?, poniendo en juego una visión de la humanidad como una subjetividad vagabunda e inconstante, el ensayo se convirtió en terreno fértil para la contradicción, la paradoja, la irresolución y la duda. El ensayo construye una cartografía de la conciencia: si se es consciente del propio pensamiento, ocurre que éste comienza a reflejarse sobre sí mismo, registrando pequeñas fugas de ambi­valencia e incredulidad.

De acuerdo con Theodor Adorno, la ley de hierro del ensa­yo es la herejía. ¿Y qué es la herejía sino una expresión de duda contraria a la noción común y la ortodoxia? A este proceso men­tal se le denomina «pensamiento crítico», un objetivo ostensible en la educación dentro de una democracia. Pero debido a que este tipo de pensamiento en ocasiones pone en jaque la esta­bilidad, en realidad es poco promovido en las escuelas. Por lo general, el ejercicio de la duda es aquello que el individuo debe aprender a cultivar por sí mismo, en privado, mucho antes de to­mar el vuelo para exponerla en, digamos, un ensayo.

Recientemente, debido a la competencia salvaje por ingresar a la universidad, el «ensayo de ingreso» se ha convertido en una ob­sesión del personal administrativo de las preparatorias, así como de padres y estudiantes. Esta etapa del proceso de admisión re­quiere que cada aspirante redacte una declaración personal, una reflexión escrita en prosa que retrate su sensibilidad personal, su experiencia y visión del mundo

***

Aquí pueden leer una buena entrevista que Naief Yehya le hizo a Phillip Lopate para Letras Libres. Tumbona ediciones publicó una espléndida colección de ensayos: Retrato de mi cuerpo.

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Ensayo, Entrevista, Revistas culturales. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s