Escribir con tinta y papel

escritura

“Algunos asuntos requieren la lentitud de la escritura a mano, justamente porque el papel se resiste a la velocidad del pensamiento. Otros, sobre todo los que se han reflexionado mucho, se prestan mejor a ser tecleados, porque hace falta, literalmente, arrojarlos”, afirma Umberto Eco. A pesar de que ya casi todo se escribe en ordenadores, varios escritores se resisten a trabajar frente a la pantalla, prefieren la tinta y el papel porque aseguran que marca el ritmo de su escritura y su pensamiento. El Cultural nos ofrece un reportaje sobre el tema:

En 1982, en un artículo sobre hábitos literarios, García Márquez escribió: “La verdad es que cada quien escribe como puede, pues lo más difícil de este oficio azaroso no es el manejo de sus instrumentos, sino el acierto con que se ponga una letra después de la otra”. Entonces uno podía escribir a mano o a máquina; hoy son más las posibilidades, si bien la mayoría de nuestros escritores utilizan exclusivamente el ordenador… ¿la mayoría? Juan Palomo, columnista de esta casa, se sorprendía hace meses al comprobar “cuántos autores escriben a mano sin las ventajas de los últimos PCs”. Y citaba a Juan Goytisolo, que escribe a máquina y tiene problemas para encontrar a alguien que le entienda la letra; a Javier Marías, que lo hace en una Olympia modelo Carrera de Luxe; a Amy Tan, quien, para mantenerse “más cerca de los pequeños detalles”, escribe siempre sus primeros borradores a mano; a Quentin Tarantino, que lo hace en libretas y con bolígrafos rojos y negros; a George R. R. Martin, que utiliza un viejo procesador de textos; y a Amelie Nothomb, que envía incluso sus respuestas por e-mail a mano, previo escaneo de sus sufridos agentes.

A mano, y casi siempre en bibliotecas, escribe Mario Vargas Llosa: “Me gusta el papel, la tinta -declaró en una entrevista-. Así comencé, y todavía hoy creo que el ritmo de mi mano es el ritmo de mi pensamiento”. Pere Gimferrer, que escribe su poesía a mano, en rojo y en una letra que, como Goytisolo, solo él entiende, dice que todo empieza en su cabeza: “Cuando me dispongo a escribir es porque tengo tanto escrito en la mente que es ya imposible retenerlo. Luego, al coger papel y lápiz y empezar a transcribir te van viniendo los siguientes versos, porque el pensamiento es mucho más rápido que la mano y ésta más veloz que el ordenador”.

Alejo Carpentier, que escribía a máquina, tenía que trabajar ciertos párrafos difíciles con lápiz y papel: solo así lograba resolverlos. Le ocurría como a Umberto Eco, que alterna la pluma y el ordenador en función de lo que esté escribiendo: “Algunos asuntos requieren la lentitud de la escritura a mano, justamente porque el papel se resiste a la velocidad del pensamiento. Otros, sobre todo los que se han reflexionado mucho, se prestan mejor a ser tecleados, porque hace falta, literalmente, arrojarlos”. Algo tendrá que ver el asunto -o la ambición- con el instrumento, pues John Banville, el más célebre de los escritores desdoblados, escribe sus novelas negras a ordenador (y en tres o cuatro meses), pero prefiere el papel para los libros que firma con su nombre, de más doloroso parto. Lo hace así, dijo en cierta ocasión, porque Banville escribe muy despacio para Black.

Carlos Fuentes escribía a máquina y solo con el dedo índice de una mano; con la otra fumaba. García Márquez se preguntaba en su artículo “cómo ese dedo pudo salir indemne de las más de 2.000 páginas de su novela Terra Nostra“. El propio Gabo escribía a máquina, con dos dedos, método al que se acostumbró siendo periodista. Otro escritor de raíces periodísticas, Ernest Hemingway, lo hacía a mano o a máquina, pero siempre de pie. Dejó dicho que las cosas importantes, como boxear, se hacían siempre en esa posición. También de pie escribe Eduardo Mendoza, que ha declarado que solo así logra dar tensión al texto. Los hay que directamente no escriben, sino que dictan, como hacía Henry James y hoy sigue haciendo Álvaro Pombo

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Reportaje, Revistas culturales. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s