Frontal entrevista a Armando González Torres

ArmandoGonzalez

Con una entrevista al poeta y ensayista mexicano Armando González Torres, Frontal. Gaceta Digital de Crítica Literaria termina hoy la serie de encuentros con diversos autores para conocer su perspectiva sobre la crítica literaria mexicana. Aquí una parte del diálogo:

A propósito del reciente centenario de Octavio Paz, ¿cuál o cuáles deberían ser las formas o enfoques para leerlo críticamente hoy? ¿Es posible abordar a Paz y valorar su legado sin el filtro o el prejuicio ideológico? ¿O sería una manera ingenua de hacerlo?

Creo que con Octavio Paz, más allá de los gustos personales, estamos ante el autor más influyente en la literatura hispanoamericana del siglo pasado, pues ningún otro tuvo un impacto similar tanto en el terreno del arte como en el de las ideas. Por supuesto con autores como Juan Ramón Jiménez, Pablo Neruda o Rafael Alberti, podríamos decir que el idioma español canta y con autores como José Ortega y Gasset podríamos decir que el idioma español piensa, pero acaso con nadie más que con Octavio Paz, el idioma español intenta cantar y pensar simultáneamente. Con Paz, la mirada poética se convierte en una perspectiva intelectual de largo alcance que no solo nombra, sino que también analiza el mundo. La lírica se vuelve una potencia crítica. Y esa potencia crítica se va a desplegar en las más diversas disciplinas, por lo que la opinión e influencia de Paz se van a extender en numerosos campos, desde la crítica literaria y de arte hasta la antropología o la ciencia política.

Si la industria académica es un indicador de la salud póstuma de un autor, la cantidad y variedad de trabajos sobre Paz y la diversidad de disciplinas de donde provienen hablarían de la profundidad y vigencia de su influencia. Acaso, la forma más fecunda de leer a Paz no es aislarlo de su contexto ideológico, ni de sus filias y sus fobias, sino, al contrario, tratando de entender verdaderamente la circunstancia en que desarrollo su creación y sus ideas, y en que adoptó sus posturas públicas.

En este sentido: ¿el debate literario es solamente estético o debería suponer una postura política? ¿Cómo afecta la militancia ideológica en la recepción de la literatura? ¿Son los binomios Paz-Revueltas y Paz-Huerta paradigmas sin solución para la crítica mexicana?

Ningún debate literario es químicamente puro y es natural que las posturas políticas de los autores y lectores influyan en la recepción de determinadas obras. Sin embargo, también es posible discernir los elementos determinantes en la valoración y dar la oportunidad a una intuición y apreciación literaria más desapegada de la circunstancia meramente ideológica. La cuestión, creo yo, no es extirpar la política de la literatura, sino evitar que ésta obnubile o simplifique lo literario.

A partir de su experiencia con la publicación periódica de crítica en revistas literarias y suplementos, ¿qué opina sobre la distinción artificial que tanto tiempo existió sobre la crítica periodística y la crítica académica (ambas mutuamente escindidas y ninguneadas) y con respecto a los recientes atisbos de conciliación que comienzan a verse, sobre todo por el contacto con la crítica norteamericana?

Son formas del enfoque literario muy distintas tanto en su naturaleza como en su propósito; ambas tienen su espacio y su importancia. Quizá lo alarmante es la mutua incomprensión y desdén. Por supuesto, ha habido autores (como Antonio Alatorre) que podían practicar de manera ejemplar ambas formas de crítica. De ahí la importancia de más «centauros» de la crítica que puedan establecer una comunicación más fluida entre ambas formas.

El crítico Christopher Domínguez Michael suele relacionar a la crítica literaria (a la labor del crítico) con la de hacer historia de las ideas. ¿Pero qué tan cercana está la crítica de la historia intelectual?

Una de las formas más apasionantes de la crítica es cuando ésta deja de ser un mero acto de entrega de certificados de aptitud y observa la literatura junto con el devenir las ideas y la cultura. Es un tipo de crítica muy difícil, pero estimulante. Por supuesto, no es la única y puede haber otros tipos de crítica muy ricos con enfoques menos ambiciosos y panorámicos pero que también iluminen aspectos específicos del hecho literario.

¿Qué tan actual o qué tan anacrónica es la crítica literaria que se escribe hoy en México?

El gran problema no es la crítica que se escribe, sino los espacios para encauzarla. Existen buenos críticos, y nuevas camadas de extraordinarios lectores, el gran problema es que ese vínculo que el crítico establecía con el lector común se ha perdido y tiende a sustituirse por la mercadotecnia

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Crítica literaria, Entrevista, Revistas culturales. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s