Cartier-Bresson. El ojo del siglo

henri-cartier-bresson-2

Laura Cortés escribe en Laberinto un buen artículo sobre ese espléndido y polifacético artista que fue Henri Cartier-Bresson, quien murió hace una década, el 4 de agosto de 2004, y para quien “la fotografía es como una cuchilla que secciona para la eternidad el instante que la ha deslumbrado”. Va el texto:

Con sus imágenes, Henri Cartier–Bresson (Francia, 1908–2004) reveló las cicatrices de un mundo antes visto solo superficialmente. Armado con su inseparable cámara Leica y fascinado por el formato de 35 milímetros, plasmó en blanco y negro, con inagotables grises, los dramas e ilusiones del siglo XX: la China revolucionaria, el París liberado de la ocupación alemana, la última etapa de la India británica, las prostitutas y los mendigos de México. Testificó sobre casi todos los grandes acontecimientos de la pasada centuria. Ningún lugar le resultó demasiado lejano, a la caza del momento en el que una imagen condesa la vida.

“La fotografía es como una cuchilla que secciona para la eternidad el instante que la ha deslumbrado”, escribió sobre ese lapso de tiempo en que todo se define. “No hay nada en este mundo que no tenga un momento decisivo”, dijo citando al cardenal de Retz, Jean–François Paul de Gondi. Ese concepto, que trasladó a sus imágenes, le dio fama mundial y lo convirtió en el fotógrafo más venerado de su tiempo.

En una entrevista concedida a The New York Times afirmó: “Es como las tres últimas palabras del Ulises de Joyce, una de las obras más poderosas jamás escritas. ‘Sí, sí, sí’. Y la fotografía es así. Sí, sí, sí. Y no hay tal vez. Todos los ‘tal vez’ deberían tirarse a la basura, porque es un instante es un momento, ¡y está ahí!”

Esa extraordinaria combinación de artista que captura la belleza de un instante con la de reportero cuya conciencia crítica documenta la convulsa realidad dio lugar al surgimiento del fotoperiodismo, del cual fue uno de sus máximos exponentes. No entendió jamás el sentido de una fotografía sin que detrás de ella hubiera un “ojo comprometido” con la realidad. “Reportero de hielo y militante de fuego”, así se le describió en varios artículos periodísticos.

En 1947, el mismo año en que el Museo de Arte Moderno (MoMa) de Nueva York realizó la primera retrospectiva de Cartier–Bresson, él, junto con los fotógrafos Robert Capa, David Seymour, George Rodger y Bill Vanivert fundaron la emblemática Agencia Magnun, referente mundial del fotoperiodismo. De esa época son los impactantes reportajes del genio francés como Los funerales de Gandhi (1947), El fin del Kuomintang (1948), Rusia tras la muerte de Stalin, (1954), Cuba tras la crisis de los misiles (1963), Vive la France, a partir del mayo del 68 (1968–1970). En todos y cada uno de ellos, alineó “el ojo, la mente y el corazón”, para reflejar el carácter universal de la naturaleza humana.

Sobre el reportaje gráfico escribió: “en ocasiones una única foto cuya forma tenga el suficiente rigor y riqueza y cuyo contenido tenga la suficiente resonancia, puede bastar. Pero eso se da muy raramente. Los elementos del tema que hacen saltar la chispa son a menudo dispersos. Uno no tiene el derecho de juntarlos a la fuerza. Ponerlos en escena sería una falsedad: de ahí la utilidad del reportaje. La página reunirá esos elementos repartidos en varias fotos”.

Amante de la naturalidad en las imágenes y poseedor de una aguda mirada, aseguró que el único momento de creación de un fotógrafo es “ese 1/125 segundos que tarda el obturador en dispararse”.

Continúa aquí.

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Ensayo, Fotografía, Suplementos. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s