Un elogio de la conversación digital

sms

Para el profesor Manuel Arias Maldonado las nuevas tecnologías ofrecen ventajas en el desarrollo de nuestro diálogo cotidiano, el cual se despliega cada vez más a través de la escritura y lectura de mensajes de texto, en condiciones de cierta igualdad. Y nos recuerda a Peter Sloterdijk: «Humanismo es telecomunicación fundadora de amistades que se realiza en el medio del lenguaje escrito». Les transcribo una parte del texto publicado en su blog:

¿Cómo hablamos a través de Internet? A esta pregunta suele responderse diciendo que hablamos mal, esto es, que decimos tonterías, que no prestamos atención, que nos expresamos torpemente. Y es verdad, en la mayor parte de los casos. Pero la conversación digital tiene una ventaja notable, en la que no solemos reparar: en la red hablamos leyendo y escribiendo, en lugar de comunicarnos oralmente. ¡Menudo descubrimiento, vaya una cosa! Sin embargo, es una virtud específica, con consecuencias nada menores, sobre la que convendría llamar la atención.

Porque nos pasamos el día hablando: en las redes sociales, escribiendo mensajes en los chats de nuestros teléfonos, respondiendo correos electrónicos. Hace apenas una década, antes de la generalización de las redes inalámbricas y la popularización de los smartphones, nos comunicábamos de manera muy distinta; si nos situamos dos décadas atrás, es decir, antes incluso de los correos electrónicos y los sms, la diferencia era aún más marcada. Usábamos el teléfono y, ocasionalmente, escribíamos una carta: igual que en 1972 o 1954. Sobre todo, en fin, hablábamos: personal o telefónicamente. Pero el llamado giro digital ha propiciado también un giro mecanográfico que tiene por resultado el debilitamiento de la oralidad en beneficio de la comunicación escrita. Y ello hasta el punto de que una llamada telefónica se ha convertido en nuestros días en un acto agresivo, violento, que requiere de una cierta justificación, dada la mayor comodidad que presenta para todos el envío de un mensaje.

¿Qué significa esto, qué consecuencias tiene? No significa nada. O sólo significa que las disrupciones tecnológicas producen efectos inesperados, como inesperado resultó que la función inicialmente residual de los sms fuera masivamente empleada por los usuarios, que así, sin saberlo, adelantaron el nacimiento de los nuevos teléfonos digitales conectados a la red. Tiene conceptualizada por ahí Sánchez Ferlosio la que llama «perversión funcional del instrumento», según la cual una herramienta con una función determinada será usada, porque llama a su uso: así la pistola, decía él, pero así también el teclado. Nos escribimos porque es más cómodo y eficaz que hablarnos; lo primero tiene más costes que lo segundo. En este caso, por lo tanto, es más interesante atender a las consecuencias que al significado.

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Blogs, Ensayo, Revistas culturales, Tecnologías. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s