Tedi López Mills sobre el oficio de traducir

A propósito de Traslaciones. Poetas traductores 1939-1959 (FCE, 2011), antología preparada por la poeta y traductora Tedi López Mills, Laberinto publica una entrevista con la responsable de este trabajo para explorar el arte de la traducción, esa “forma de movimiento; de mover un texto hacia otro lado”. Un diálogo muy interesante. Les comparto:

Es claro que la elección del título de su antología refleja una posición ante el trabajo del traductor, a la manera de las “versiones” de Paz y las “aproximaciones” de Pacheco.

Lo que quise transmitir con la palabra “trasladar” es que la traducción es una forma de movimiento; de mover un texto hacia otro lado. Ese es el sentido literal de “traslaciones”. No quise ponerle un título poético como El surco y la brasa, sino uno más abstracto y al mismo tiempo muy descriptivo. Me hubiera encantado ponerle “versiones” o “aproximaciones”, pero ya no se podía.

Curiosamente, revisando números de la primera época de Vuelta me encontré que Salvador Elizondo, al escribir sobre El surco y la brasa, emplea precisamente el término “trasladar” cuando habla de traducir. Repito, yo no quería un título largo, sino algo eficaz y breve.

¿Considera a la traducción como una forma de creación?

Sí, la traducción es una forma de creación pero también es un procedimiento mucho más claro que el de la creación porque en la creación tú no tienes un original; tú inventas el original. En el caso de la traducción hay un original que vas a convertir en una especie de sombra. No tienes toda esa gama de posibilidades que tienes en el caso de la creación, donde el texto es totalmente tuyo. De algún modo sale de una nada pero de la que finalmente tú eres el dueño.

En el caso de la traducción, tú no eres el dueño; eres un vehículo, una especie de mediador entre tu idioma y el idioma del original. Uno está más maniatado en la traducción que en la creación, pues tiene que ser más obediente con el original y eso crea un poco de angustia. Por eso digo en mi prólogo que hay una carga moral en la traducción porque tú puedes infringir, tú puedes hacerle daño al original al traducirlo mal o al manipularlo. De algún modo está en tus manos y hay que tener cierto cuidado.

Traslaciones resulta un trabajo necesario que tenía que hacerse desde una perspectiva histórica para darle continuidad a lo realizado en El surco y la brasa. El mapeo que se hace de los autores incluidos confirma la universalidad de la literatura mexicana.

Puede verse también como un canon generacional de los poetas nacidos en los años cuarenta y cincuenta. Sería interesante comparar si se traduce en México más poesía que en España o Estados Unidos o Chile o Perú. Yo tengo la impresión de que aquí se traduce mucha poesía y que ése es uno de nuestros buenos hábitos.

Y además habría que decir que el poeta suele traducir poesía, cosa que no sucede tanto con el prosista. El prosista no suele escribir novela o cuento y al mismo tiempo traducir la obra de otro. En cambio, en la poesía traducir es parte del trabajo del poeta. Lo vemos en los Contemporáneos, en Octavio Paz, en José Emilio Pacheco…

¿Tuvo claros desde el `principio los límites cronológicos en cuanto a los traductores?

Así es. La recopilación de Montes de Oca cubre un periodo mucho más amplio que va de Alfonso Reyes a Carlos Montemayor. Yo decidí acotar: comienzo con José Emilio Pacheco, que nació en 1939, y termino con Alfonso D’Aquino, que es de 1959; son veinte años de traducción. Además, en El surco y la brasa hay narradores, ensayistas y dramaturgos traduciendo poesía. Creo que en las generaciones que incluyo no es tan común encontrar a un prosista que traduzca poesía como lo hizo, por ejemplo, Salvador Elizondo con El naufragio del Deutschland de Gerard Manley Hopkins.

Mi plan original era que Traslaciones fuera una colección en el Fondo de Cultura Económica. Que éste fuera el primer volumen y que el siguiente, que abarcaría de 1959 a 1979, estuviera a cargo de otra persona.

Algo que por lo demás sería necesario…

El problema consiste en que es muy difícil hacer este tipo de libros por los derechos. Son libros muy complicados en este sentido. Es un trabajo minucioso y muy caro. Yo no sé si el Fondo se anime a continuar el proyecto, pero sería muy interesante conocer lo que traducen los escritores de los años sesenta y setenta.

En el prólogo hace una cita de John Dryden a propósito de las tres formas de traducir poesía: la literal, la versión y tomar el original como pretexto para crear poemas en español. Como recopiladora, ¿cuál considera que es la técnica que predomina en Traslaciones?

Yo creo que es una mezcla de procedimientos. Finalmente todo se resuelve en el momento en que uno está ante el texto que va a traducir. El mismo texto te da las reglas y el procedimiento. Hay poemas como el Tiro de dados de Mallarmé o los poemas de Manley Hopkins que no son literales ni siquiera en su propio idioma. En su propio idioma hay que traducirlos a una versión más simple para comenzar a leerlos de tal manera que hay una triple lectura. Cada texto te propone un procedimiento. El traductor no tiene que llegar con un aparato teórico, ni tiene que llegar con una serie de reglas sino descubrirlas en el texto que va a traducir

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Entrevista, Libros, Poesía, Suplementos. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s