Entrevista con Don DeLillo

En El Cultural se publica una buena y amplia entrevista con el escritor Don DeLillo (Nueva York, 1936), con motivo de la recuperación que Seix Barral hizo de una de sus primeras novelas: Running dog (1978), que el sello editorial español edita bajo el título de Fascinación. DeLillo habla de una Nueva York fascinante y a la vez terrible, una ciudad demencial sitiada por el crimen, una atmósfera extrema que influyó y afectó su escritura. Imposible no contagiarse con la sordidez. A Don DeLillo se le ha señalado de ser un mal ciudadano y él lo acepta: “Seguramente tienen razón, seré un mal ciudadano, y al mismo tiempo un escritor que cumple con su trabajo. Porque, mire, los novelistas no vemos necesariamente más allá o más profundo que los historiadores o los periodistas, pero lo que sí hacemos con las novelas […] es penetrar las mentes y los corazones de los individuos, dar cuenta no sólo de lo que ven, sino ir más allá, y a veces ese camino no es fácil ni amable ni complaciente.”

Un fragmento de la entrevista:

Una Nueva York medieval

Pregunta: En la novela resulta omnipresente Nueva York, fascinante y terrible.
Respuesta: Es que durante parte de los 60 y los 70 parecía una ciudad medieval. Había una suerte de enfermedad mental que lo empapaba todo. Encontrabas gente viviendo en neveras, en coches abandonados, tirados en la calle. Times Square era un circo romano… Recuerdo aquellos coches enormes, pintados de colores brillantes, en los que los chulos paseaban a varias prostitutas, los pimp-moviles, a los que te acostumbrabas.

P.- Y era peligrosa…
R.- Oh, sí, mucho. El crimen creció hasta extremos insoportables. Había robos por todas partes. El narcotráfico aumentó de forma exponencial. Algunas zonas, hoy ocupadas por gente joven y educada, eran entonces lugares terribles, que no podías visitar, ni siquiera de día. Baste decir que en apenas diez años perdimos entre medio millón y un millón de habitantes. La gente huía aterrada y el gobierno federal nos dio por amortizados, por perdidos.

P.- Todo esto aparece en Fascinación.
R.- Claro. La escribí a mediados de los 70, muy deprisa, y considero que es un entretenimiento oscuro, ya sabe, están las agencias de inteligencia, los mafiosos, los asesinos a sueldo, los travestís y los chulos… Claro que viviendo en Nueva York era imposible no contagiarse. Como la ciudad, se trata de un libro bastante extremo, incluso demenciado. Fuerzas poderosas planearon sobre nosotros. La atmósfera del periodo afectó mi escritura, el crimen, la sordidez, los vagabundos, los drogadictos, la paranoia general.

P.- De hecho, la novela arranca con un asesinato.
R.- Sí, en una zona de Nueva York que actualmente es carísima, junto al Hudson, en el lado oeste, lo que se llamaba el Meatpacking district, que se ha llenado de tiendas de moda y restaurantes finos.

La corrupción de la cultura

P.- Y aparece esa preocupación tan suya por el Gran Hermano, por los ojos que nos vigilan…
R.- Había comenzado la era de las cámaras de vigilancia. Algo nuevo y aterrador, la idea de que podían verte, y también la sensación de que la cultura del país se había corrompido. La razón para la novela puede rastrearse en el miedo que masticábamos, presente a cada paso, en las conversaciones, en la cultura popular, en las películas y las canciones, que comenzó tras el asesinato de JFK. De alguna forma pareció que desde ese momento una resolución clara de los crímenes sería ya imposible. Se hablaba de la CIA, de Cuba, de políticos locales o poderosos conglomerados. Nadie sabía qué creer. Este convencimiento general respecto a las conspiraciones derivó en una paranoia casi insoportable, amplificada durante las protestas contra la guerra en Vietnam, o más concretamente con su represión, y con los asesinatos de líderes como Bobby Kennedy o Martin Luther King. Nadie estaba seguro, ni siquiera los políticos, y todo el mundo, desde luego en esta ciudad, colocaba cerrojos en las puertas. Podían entrarte los adictos en casa. O espías. Imposible saberlo

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Entrevista, Libros, Novela, Revistas culturales. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s