Entrevista con Amparo Dávila

La Jornada semanal publica una entrevista de Adriana Cortes Koloffon con la escritora Amparo Dávila (Zacatecas, 1928), en la que nos habla un poco de su acercamiento a la poesía y al cuento, también de la vida ese “camino accidentado”.

–¿Qué le enseñó Alfonso Reyes?

–Cuando llegué con él escribía nada más poesía; él me hizo ver que aun para manejar el idioma la prosa era necesarísima. Entonces escribí cuentos que ya había hecho cuando estaba en la escuela. Don Alfonso revisó lo que yo hacía y me decía: “¡Es un cuento muy bueno!” y lo recomendaba a la Revista de la Universidad, la Revista Mexicana de Literatura y Estaciones, que hacía el poeta Elías Nandino. Mis cuentos fueron muy bien recibidos, me salían de una forma bastante espontánea. He procurado ser muy rigurosa, no permitirme palabras innecesarias sino lo preciso. Si se puede decir algo en tres líneas, ¿por qué decirlo en seis?

–¿Fue poeta antes que cuentista?

–Empecé a escribir poesía cuando iba a hacer la primera comunión, pequeños poemitas místicos que le escribía a Dios. ¡No podría decir qué fui primero, si poeta o cuentista! Me eduqué en dos colegios religiosos a donde llegué a los seis años. Cuando lo preparan a uno para la primera comunión, enseñan historia de la Iglesia, y leí la traducción de fray Luis de León del Cantar de los Cantares, poema de amor bellísimo, escrito en paralelismo hebreo, donde un verso reafirma lo que el otro dice. En la misa tenemos un salmo responsorial: una primera lectura, una segunda y luego un salmo. Cuando yo escribí mis Salmos bajo la luna no eran de tipo religioso sino paganos, aunque conservé la estructura del salmo en paralelismo.

–¿Qué tan difícil fue para usted asumirse como escritora?

–Simplemente escribía porque necesitaba expresar cosas. Creo que lo hacía de una forma inocente, sin otro fin. Don Alfonso me enseñó a no comprometerme más que conmigo misma y la literatura. Me decía: “Puedes frecuentar a muchos escritores pero sé tú libre, no pertenezcas a ningún grupo.” Escribo cuando necesito escribir, no tengo disciplinas en cuanto a horarios.

–La crítica se ha referido a su interés por la alquimia. Recuerdo uno de sus cuentos, “El espejo”, que denota este gusto.

–Pinos es una región minera. Cuando yo era muy pequeña, iba mucho a la montaña donde hay piedritas muy bonitas, se les llama pedernales, que yo recogía igual que muchas flores; metía las piedritas en una bolsita, creía que las iba a transformar en oro. Yo tenía muchos frascos desocupados donde las metía y les ponía pedacitos de papel de china de colores para pintarlas, y los cerraba pensando que cuando los volviera a abrir ya iban a estar transmutadas en oro. También llenaba frascos con los pétalos de las flores a los que les ponía agua y pedacitos de papel de colores. Pensaba que con éstos o con sus propios pétalos se iban a convertir en perfumes. Pero ¡oh sorpresa! Nunca sucedió esa transmutación y lo único que sucedía era que la bodega se llenaba de pestilentes olores porque los pétalos se echaban a perder. Como alquimista no tuve éxito. Tampoco he leído a Jung.

–Usted parece muy dulce, en cambio sus cuentos producen escalofrío porque tratan sobre el amor, la muerte, la locura y la enfermedad.

–Soy una persona muy sensitiva, a veces un olor, un paisaje, una música, sencillamente un árbol, me trae a la memoria algo que ya viví o que recuerdo. Después el cuento empieza a tomar su propio camino.

–En sus relatos siempre sucede un hecho insólito que irrumpe en la cotidianidad, parecen cuentos fantásticos o cercanos a esta palabra en alemán, unheimlich, que designa lo siniestro, lo desconocido.

–La vida nunca es pareja sino que uno generalmente está viviendo tranquilo pero día a día surgen cosas, no seguimos en un solo plano sino que pasamos por algunas piedritas, tropezones. La vida es un camino accidentado y yo creo que reflejo en los cuentos el cambio de una estructura por otra

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Entrevista, Suplementos. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s