“Esto es algo que eres y no algo que haces”

En una complicada querella personal entre proseguir en una carrera burocrática y la libertad, la responsabilidad de ser libre, de ser lo que se es desde siempre, las 24 horas, Bruno H. Piché decidió -impulsado por Letters to a young contrarian, ese libro maravilloso de Christopher Hitchens- dar el salto al vacío y abandonar un espacio de subordinación, sumisión, oficios y escalafones. En una colaboración para Letras Libres, Don,t fuck with Hitchens, Bruno escribió:

A los sesenta y dos años, el contrarian llamado Christopher Hitchens sucumbió a un estúpido cáncer de esófago, en absoluta plenitud de sus facultades, dueño de una inteligencia que se antoja calificar de mordaz, pero que en realidad no tiene adjetivos que logren describir con precisión su colosal maquinaria intelectual; la agilidad de sus argumentos, los mismos que se activaban al instante como afilados resortes; su abismal y generosa erudición; su incomparable capacidad para el debate y el disenso, los dos únicos caminos posibles para pensar y evadir la que él llamaba la horrífica “Disneylandia de la mente”; su ejemplar prosa en lengua inglesa, sinuosa y endiablada, una flecha que, lanzada sin titubeos, da casi siempre en el blanco; su continua apelación a la discusión y la disputa como palpitantes y definitivas señales de vida; su insistente llamado a la responsabilidad de cada quien al optar por no vivir sometido ante autoridad secular o religiosa de ningún tipo, a no vivir, jamás, de rodillas –bajo ninguna circunstancia personal o régimen político.

• • •

Muchos años mantuve –lo digo sin las ínfulas de quien sobrevivió a una refriega en Kabul, mucho menos a la manera de quien, herido de muerte por el cáncer, tiene el valor de levantar el mentón para mirar hacia el distante y vacío horizonte– una batalla en contra de mí mismo de la cual todavía no me repongo del todo, una batalla incluso en contra de Hitchens, quien durante todo ese tiempo no dejó de corroer la madera de la que estoy hecho con sus cáusticos y mordaces alegatos. Fueron mis años zombi: hasta que decidí dar el salto al vacío. En mi íntima querella entre perpetuar una vida de burócrata o dejarlo todo para decir “basta” y ponerme a hacer lo mío, es decir a ser, me ganó el propio Hitchens, el de Letters to a young contrarian: “Esto es algo que eres y no algo que haces.” (Continuar la lectura aquí)

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Crónica, Ensayo, Revistas culturales. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s