Filósofos discurren sobre Facebook

Para muchos individuos que se dicen serios las redes sociales son la plataforma perfecta para la frivolidad y la pérdida más absurda del tiempo. ¿Por qué los filósofos, que se han dedicado a lo largo de la historia a pensar asuntos de la mayor trascendencia, se ocuparían, por ejemplo, en meditar sobre Facebook? El profesor de filosofía D.E. Wittkower, editor de los libros El iPod y la filosofía y Facebook y la filosofía, responde: “…cualquier cosa con el nivel de participación global de Facebook merece algo de atención”. ¿Que perdemos el tiempo en esa red social? Quizás sí, pero ¿acaso no podemos perderlo también, una y otra vez, cuando estamos con amigos frente a frente; no es esa pérdida de tiempo lo que más disfrutamos? ¿Que las amistades virtuales no son auténticas? Probablemente no lo son todas, como ocurre con muchas de las personas que llamamos amigos por comodidad y que son conocidos circunstanciales.

D.E. Wittkower se plantea la cuestión de si Facebook implica una enorme pérdida de tiempo: “¿Es la gente una pérdida de tiempo?, ¿lo es la amistad? Para ser justos, a veces sí y a veces no. Alguna gente no vale la pena y otra es importante y valiosa, pero nadie puede saberlo antes de arriesgar e invertir un poco de su tiempo en esa relación. Lo mismo pasa con Facebook. A veces se pierde el tiempo y otras no, pero para saberlo y decidir salir, hay que haber estado dentro”. El profesor, sostengo, tiene toda la razón. Les dejo un fragmento del reportaje que preparó Karelia Vázquez:

Tenemos el Facebook que nos merecemos

Mejor no lo hubiera dicho Jean Paul Sartre si le hubiera tocado vivir estos tiempos. Al menos, esa es la opinión de D. E. Wittkower. “Facebook es gente, gente que conoces muy bien, y gente que no conoces de nada, alguien que fue tu mejor amigo en quinto grado y luego se mudó a 900 kilómetros, gente que acabas de conocer, gente con quien trabajas o gente a quien solo has conocido en Internet. Esto explica que algunos odien Facebook y otros lo amen. La gente no es siempre divertida. Cuando miramos a los amigos como una fuente de diversión y les pedimos: ‘Estoy aburrido, hazme reir, haz algo divertido’, nos estamos asegurando la frustración. Otra cosa sería decir: “Estoy interesado en saber lo que te está pasando por la cabeza en este momento, ¿me lo cuentas? ¿te cuento lo mío?”. Facebook va de compartir.

El virus de la privacidad

¿Pasamos de la privacidad los que nos entregamos a Facebook? Esta es una gran discusión que divide a los filósofos entre los escépticos (piensan que los usuarios de Facebook hemos decretado junto con Marck Zuckerberg el fin de la privacidad), y los creyentes que sostienen que si los adolescentes pasan noches enteras desetiquetándose de las fotos comprometedoras que han colgado sus amigos, algo les importará la privacidad. James Grimmelmann, profesor asociado de la Escuela de Leyes de Nueva York se manifiesta acerca de si Facebook es un sitio público o privado. Aunque mantengas tu muro cerrado a cal y canto, 350 amigos son demasiados para que Facebook pueda ser considerado un sitio privado. “Digamos que tu ordenador es un espacio privado pero Facebook no lo es”. En su opinión, los muy conocidos casos de despidos y divorcios provocados gracias a indiscreciones de la red social vienen de la incapacidad de controlar nuestra interacción con semejante multitud. “Una de las reglas cardinales de la vida social que ponemos en práctica casi sin pensar es la de Conoce a tu público. Gracias a ella hemos aprendido a no repetir determinados chistes delante de los padres, los jefes o alguien que suponga algún tipo de autoridad. Sin embargo, aunque los usuarios de Facebook dedican tiempo a calibrar las consecuencias de sus comentarios, parece imposible memorizar a cada uno de los contactos que podrían tener acceso a sus pensamientos”. Según este experto la propia razón de ser de Facebook y el tipo de foto que escoges para tu perfil nos hace olvidar que nos movemos por un campo minado. “No olvides, dice Grimmelmann, que la mayor razón por la que estamos en Facebook es porque nuestros amigos también están allí, y una cara sonriente en la foto de perfil ayuda a convencerles de que hablan con alguien cercano, y no con otras 350 personas”

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Diarios, Filosofía, Reportaje, Tecnologías. Bookmark the permalink.

One Response to Filósofos discurren sobre Facebook

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s