Stop SOPA

¿Cómo llegamos a malentendidos como las iniciativas de ley SOPA, PIPA y Döring (en el caso de México), ordenamientos que pretenden perseguir y castigar la piratería en Internet? Para Antonio Martínez Velázquez, quien ha estudiado bien estos temas, estamos ante una batalla cultural, una crisis entre generaciones que muestra una profunda ruptura de pensamiento y formas de entendimiento en un mundo regido por la Red. Como ocurrió con la escritura, la imprenta, la radio, el cine, la televisión, los tocadiscos, las videocaseteras, etc., Internet ha despertado muchas neofobias y creado detractores de una doble moral. Se entiende mal el problema de la piratería online, se diagnostica a partir de un modelo de negocios ajeno a la dinámica de la Red y se propone, como solución, aumentar las restricciones. “Que alguien lucre con el trabajo de otra persona sin su permiso es un problema, pero habría que preguntarse ¿qué tipo de problema? Es un problema de leyes o se trata más bien de un modelo de negocios , apuesto por lo segundo. “Piratear” un producto, argumenta el autor, tiene más que ver con un consumidor no satisfecho en pagar una cantidad injusta por un mal producto, que con un problema de más y más restrictivas leyes”. Leamos:

El internet es una máquina de copias perfectas, cada dato se reproduce de manera exacta para satisfacer la demanda de todos los usuarios, aún así hay quien sugiere que esta efectiva máquina se ha convertido ya en una bestia de siete cabezas que debe combatirse de inmediato, hay quien asegura que esta red sin fronteras y que comunica a muchos con otros muchos ha sido la peor pesadilla para la economía mundial.

Entonces pienso en los diagnósticos, quizá una frase que lo ejemplifique bien es una atribuida a Albert Einstein (sin fuente) en la que el científico afirma que de tener sesenta minutos para salvar al mundo, usaría cincuenta y cinco definiendo el problema. Quienes han propuesto estas leyes no solamente exhiben la ignorancia en saber cómo funciona la red sino que evidencian la falta de diagnóstico de un problema y por ende una pésima solución. Que alguien lucre con el trabajo de otra persona sin su permiso es un problema, pero habría que preguntarse ¿qué tipo de problema? Es un problema de leyes o se trata más bien de un problema de modelo de negocios, apuesto por lo segundo. “Piratear” un producto tiene más que ver con un consumidor no satisfecho en pagar una cantidad injusta por un mal producto, que con un problema de más y más restrictivas leyes. No tiene que ver con lo gratis sino con manifestar el fracaso en el modelo de negocio. Un negocio que entiende las nuevas infraestructuras y las aprovecha de manera óptima ofreciendo gran servicio será imposible de “piratear”, apuesto a que itunes, netflix o spotify contribuyen más a terminar con “la piratería” de lo que SOPA o PIPA lo harían de ser aprobadas.

Un problema mal diagnosticado se combina con unos legisladores ignorantes y pagados por las corporaciones intermediarias que lucran legalmente con los derechos de autor de los “creadores”1dando como resultado procesos opacos de negociación de leyes cuyas consecuencias son indeseadas por la sociedad.

Al querer detener la piratería en línea (absurdo si entendemos al internet como una máquina de copias2), este par de leyes generarían consecuencias gravísimas para los derechos humanos, la publicación científica y para la economía. Con la cláusula anti evasión, hace ilegales todas aquellas herramientas para proteger el anonimato en línea y que son fundamentales en situaciones de crisis, precisamente herramientas como Tor fueron cruciales para los habitantes del oriente medio en la llamada “primavera árabe”. La academia, al ser eminentemente colaborativa se vería en peligro por el hecho de compartir documentos entre los participantes y cuyos sitios pudiesen ser catalogados como peligrosos. En la parte económica, poco que decir, la cifras indican que, por ejemplo, este año en el área de Silicon Valley se generaron más empleos que en ninguna otra parte de Estados Unidos, precisamente en empresas de emprendedores basadas en internet, a pregunta expresa, posibles inversores aseguraron que dejarían de invertir en estas pequeñas empresas de no tener certidumbre de su permanencia por el peligro de ser puestas fuera de línea. En ambas se proponía el bloqueo del sistema de nombre de dominio (DNS) lo que fragmentaría al internet, imaginemos a la red como una esfera hueca 3, los agujeros por fragmentación darían a luz una red frágil y vulnerable

Para los interesados en la discusión, pueden leer el libro Contra el copyright (Tumbona ediciones). Por cierto, no dejen de leer las estupendas entrevistas que hizo El Cultural a Josep Jover y Arcadi Espada (sobre SOPA y la caída de Megaupload), dos posturas tremendamente encontradas.

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Blogs, Debates, Ensayo, Política, Revistas culturales, Tecnologías. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s