Sobre ocupados y pereza

Por alguna extraña deformación me encanta releer la Apología de la pereza de Robert Louis Stevenson. Acá un fragmento:

La aplicación extrema, ya sea en la escuela, en la universidad, en la iglesia o en el mercado, es un síntoma de vitalidad deficiente; pero una cierta facultad para la holgazanería implica un apetito universal y un fuerte sentido de identidad personal. Existe una especie de muertos vivientes, personas fatigadas que apenas son conscientes de vivir excepto en el ejercicio de alguna ocupación convencional. Si llevamos a estas gentes al campo o las subimos a un barco, veremos que anhelan su pupitre o su estudio (…). No es bueno hablar de este tipo de gente: no pueden ser perezosos, su naturaleza no es suficientemente generosa; y pasan, en una especie de coma, las horas que no dedican a moler oro furtivamente. Cuando no tienen que ir a la oficina, cuando no están hambrientos no sienten deseos de bener, el mundo entero es un vacío para ellos. Si tienen que esperar una hora para tomar el tren, caen en un estúpido trance con los ojos abiertos. Al verlos, uno supondría que no hay nada que mirar ni nadie a quien hablar; se imaginaría que están paralizados o alienados y, sin embargo, es muy posible que sean grandes trabajadores en su especialidad y que tengan muchas vista para un fallo en una escritura o un cambio en el mercado (…).

 Como si el espíritu humano no fuese ya demasiado limitado para comenzar con él, han estrechado y achicado los suyos con una vida toda de trabajo y sin ningún juego; hasta aquí los tenemos, a los cuarenta, con la atención perdida, la mente vacía de todo tema de diversión y ni un sólo pensamiento que contrastar con otro, mientras esperan el tren. No me parece a mí que esto sea el Éxito de la Vida.

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Ensayo. Bookmark the permalink.

2 Responses to Sobre ocupados y pereza

  1. Coincido, incluso no me parece que sea ni vida el vivir por vivir.
    Muy bien el que facilites dirigir la atención sobre este aspecto tan bien camuflado en el día a día. Un saludo!

    • Irad Nieto says:

      Manel:

      Es tal la importancia que se le da hoy día al estar ocupados, que hemos desarrollado numerosas y finas habilidades para aparentar que estamos trabajando siempre. Es lo que quieren ver nuestros jefes y es la escenografía que les ofrecemos. Estamos por convertirnos en ilusionistas del trabajo.

      Saludos!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s