Dos poemas de Thomas Tranströmer

EN EL DELTA DEL NILO

La joven esposa lloró sobre su comida,
en el hotel, después de un día en la ciudad,
donde vio a los enfermos que se arrastraban y yacían
y niños que debían morir fatalmente.

Ella y el marido subieron a su cuarto
donde esparcieron agua para ocultar la roña.
Se fueron a sus camas sin muchas palabras.
Ella cayó en un sueño pesado. Él se quedó despierto.

Fuera, en la oscuridad, pasó un gran ruido.
Murmullos, pasos, gritos, vagones, cantos.
Andaban necesitados. No cesaban nunca.
Y él se durmió enredado en un no.

Llegó un sueño. Él viajaba por mar.
En el agua gris hubo un movimiento
y una voz dijo: “Hay uno que es bueno.
Hay uno que puede verlo todo sin odiar”.

De El cielo a medio hacer, 1962 (Nórdica libros).

SOLEDAD

I

Aquí estuve a punto de perecer una tarde de febrero.
El coche resbaló de lado en el hielo, avanzó
por la senda contraria. Los coches enfrentados
-sus focos— se acercaron.

Mi nombre, mis bolsillos, mi trabajo
se liberaron y quedaron silenciosos atrás,
cada vez más lejos. Yo era anónimo
como un muchacho en un patio de colegio rodeado de enemigos.

El tráfico contrario tenía luces poderosas.
Me iluminaban mientras yo conducía y conducía
en un terror transparente que fluyó como clara de huevo.
Los segundos crecieron –en ellos se podía encontrar lugar—,
Se hicieron grandes como pabellones de hospital.

Uno podía casi detenerse
y respirar un instante
antes de ser destruido.

Entonces apareció un apoyo: un grano de arena que ayudó
o un maravilloso golpe de viento. El coche se soltó
y reptó rápido a través de la ruta.

Un poste fue golpeado y quebrado –un tono claro—
voló en la oscuridad.

Hasta que llegó la calma. Yo seguía en el asiento
y vi que alguien llegaba entre la nevisca
para ver qué había sido de mí.

II

He andado por ahí largo tiempo
en los helados campos de Östgötland.
No se veía a nadie por ningún lado.

En otras partes del mundo
hay quienes nacen, viven, mueren
en continuo tumulto.

Ser siempre visible –vivir
en un enjambre de ojos—
debe de dar una expresión particular al rostro.
El rostro cubierto de arcilla.

El murmullo sube y baja
mientras ellos se reparten entre sí
el cielo, las sombras, los granos de arena.

Necesito estar solo
diez minutos por la mañana
y diez minutos por la noche.
–Sin programa.

Todos hacen cola hacia todos.

Muchos.

Uno.

De Tañidos y huellas, 1966 (Nórdica libros).

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Poesía. Bookmark the permalink.

2 Responses to Dos poemas de Thomas Tranströmer

  1. Ginebra says:

    Preciosos poemas de este Premio Nobel. Es todo un descubrimiento del que te hago responsable:)
    Feliz Año, Irad.
    Besos

    • Irad Nieto says:

      Jajajaja, hola, Ginebra:

      No me queda más que asumir esa grata responsabilidad. Entre los libros que aparecieron en mis manos el pasado diciembre estuvo, por supuesto, ‘Deshielo a mediodía’, de Tranströmer. Una pequeña joyita que me acompañó el fin de año.

      Luego de unas breves-largas vacaciones, es un placer invaluable regresar y encontrarse con un comentario tuyo, con tus palabras.

      Te deseo lo mejor para este 2012 que inicia. Feliz año, mi estimada Ginebra🙂

      Un abrazo y besos!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s