La poesía como una cuestión de vida

Me ha gustado mucho el ensayo que Xabier F. Coronado escribió para La Jornada semanal: Tomás Segovia y la plenitud, en el que reflexiona acerca de una poesía, tanto como una filosofía, de la vida; una poesía que nace como consecuencia de una comunión incansable entre los sentidos y la naturaleza, entre la capacidad de entender (con asombro) y la belleza de la vida. Se ha repetido muchas veces pero es inevitable volver a decirlo: la poesía de Segovia se nutre de la observación entusiasta, vital, enamorada, siempre al acecho de lo que acontece. “Estoy en paz con la vida. Esa es la libertad”, escribió el poeta.

Xabier F. Coronado:

Poco queda por decir ante la merecida avalancha de artículos, comentarios y obituarios elogiosos que se desató desde el pasado 7 de noviembre cuando la noticia de la muerte del poeta Tomás Segovia se extendió por todos los medios de habla hispana. Fue su Anagnórisis final, el reconocimiento general a una actitud positiva y real ante la vida, a una forma de pensamiento que no dejó lugar a dudas.

Se fue el último eslabón de la cadena de escritores y pensadores del exilio republicano español, un drama humano consecuencia de aquel golpe de Estado involutivo que derivó en guerra civil y produjo, además de miles de muertos, una multitud de transterrados, obligados a ocupar un lugar en otra tierra para poder desarrollar sus vidas. De este hecho dramático surgieron cosas nuevas, otras oportunidades en escenarios diferentes. Nadie puede saber qué hubiese sido de todos ellos si las circunstancias traumáticas que marcaron de manera definitiva sus vidas no se hubiesen producido; lo que sí podemos saber y estudiar son las consecuencias, los resultados de ese llamado exilio intelectual. Para muchos de ellos, México se convirtió, por las circunstancias conocidas, en el nuevo hogar, en la tierra prometida donde recuperar la esperanza tras las pérdidas y la frustración sufrida.

Tomás Segovia (Valencia, 1927- México DF, 2011), después de un periplo que pasó por Francia y por Marruecos, llegó a México en la adolescencia y se forjó en su nuevo país con la serenidad del que acepta su destino: “Yo me desmarco del gueto del exilio español: lo que sea, de cada quien.”

La filosofía poética de la vida

La poesía es “vida inmediata”, vida que se expresa de la manera más directa posible
Tomás Segovia

Tomás Segovia hizo de la poesía una filosofía de vida y de su obsesión por la palabra y el lenguaje un arte, manifestado en numerosos textos que nos hechizan con su fuerza vital. Las palabras precisas que laten en el pecho de los amantes al recorrer sus cuerpos apasionados, tienen eco en el reconocimiento de lo propio, en la comprensión de una naturaleza admirada en éxtasis de consciencia, en instantes perpetuos: “El día,/ está tan bello/ que no puede mentir:/ comemos de su luz nuestro pan de verdad” (“Confesión.”)

Tomás Segovia llegó a la vejez en plenitud, con todo el poder que da la certeza de entender, de captar la filosofía de la vida, de llegar a la comprensión al trascender el diálogo con uno mismo y alcanzar la verdad de la existencia. Los sentidos lo mantenían en comunión con la naturaleza, con el ciclo de las estaciones, cuyo recuerdo le llevó de regreso a España para sentir de nuevo el vértigo de las metamorfosis y los renacimientos: “Hoy huele deliciosamente a invierno/…; El verano se adueña de la noche/…”

Porque su poesía es un canto a la vida, Segovia es un vitalista supremo y su pensamiento tiene la imperiosa necesidad de saberse y mostrarse vital, comunicar la verdad revelada es lo que lo convierte en poeta. Para Tomás Segovia la importancia de la poesía radica en ser capaz de transmitir la verdad de la belleza del mundo, de la vida.

En la obra de Tomás Segovia hay una constante búsqueda; rastrea lo vital ante la necesidad de ser libre, en sincero compromiso consigo mismo y con el mundo. Libertad y plenitud como reconciliación y aceptación del destino propio en la marea de lo colectivo para acceder al milagro de ser amado: “De pronto supe que el milagro/ No era amar tanto/ Lo milagroso es ser amado.” (Siempre todavía, 2008)

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Ensayo, Poesía, Suplementos. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s