Un poema de Tomas Tranströmer

En el número de noviembre Letras Libres publica un bello poema, una pequeña pieza de Tomas Tranströmer que, no sé por qué, me recordó cierta narrativa, paciente y clara, de Robert Walser:

Cara a cara

En febrero lo vivo estaba inmóvil.
Los pájaros preferían no volar y el alma
roía en el paisaje como un barco
roza en el muelle al cual está amarrado.

Los árboles nos daban la espalda.
La altura de la nieve se medía con juncos.
Envejecían las huellas de pasos sobre el hielo.
Se derretía el lenguaje bajo un toldo.

Algo llegó hasta la ventana un día.
Se detuvo el trabajo, yo levanté la vista.
Los colores ardían. Todo se dio la vuelta.
El mundo y yo dimos un salto el uno hacia el otro.

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Poesía, Revistas culturales. Bookmark the permalink.

2 Responses to Un poema de Tomas Tranströmer

  1. Ginebra says:

    ¡Cómo me gusta este premio Nobel de las las letras!
    Este poema es una joya:)
    Gracias siempre por compartir

  2. Irad says:

    Ginebra:

    Con apariencia de mucha sencillez y apacibilidad, Tomas logra apresar con belleza la desazón y el encuentro inesperado. Un canto cara a cara.

    Saludos!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s