“La escuela de Wallace Stevens”

Vaso Roto Ediciones publica la antología poética La escuela de Wallace Stevens, del erudito crítico literario Harold Bloom. El Cultural nos hace el gran favor de divulgar unos cuantos poemas extraídos del libro, de este canon lírico que surge a partir de una especie de árbol genealógico de la poesía norteamericana del siglo XX:

El cisne negro
James Merrill

Negro en el agua lisa tras los juncos,
el cisne negro traza
un caos privado que gorjea en su estela,
asume, como cuarta dimensión, el esplendor
que acerca al niño con blancas ideas de cisnes
al verde lago
donde cada paradoja significa maravilla.

Aunque el negro cuello se arquea indistinto
de una interrogación sobre el lago,
el cisne condena todo cuestionamiento fácil:
algo en sí mismo, equívoco, presentido,
como el dolor o el canto de mujeres en el despertar;
y el canto del cisne que canta
es el hondo silencio del cisne.

Ilusión: el cisne negro sabe irrumpir
en la expectación, el pico
apunta ya a su pecho, ya a su imagen,
y atraviesa nuestras vidas, si el lago es vida,
y por el suave giro de su cuello
transforma, a tiempo, los daños del tiempo;
en menos que una pluma negra, el dolor del tiempo.

Hechicero: el cisne negro ha aprendido a entrar
en el perdido centro secreto del dolor,
donde, como en fiestas de mayo, diversas tragedias
se entrelazan, listones en el poste, para compartir
un mismo hundimiento, médula de invierno puro
que no cambia y es
brillo siempre en hielo y aire.

Siempre se mueve en el lago el cisne negro. Siempre
llega el momento de mirar
cómo, alto emblema, vira y se desplaza
hacia la otra orilla, siempre. El niño rubio en
la ribera, manos llenas de complejas maravillas, permanece
ya en éxtasis, ya en incertidumbre.
Sus labios alientan: amo ese cisne negro.

El vaso roto
James Merrill

Decir que alguna vez contuvo margaritas y campánulas
Es ignorar de algún modo
su brillo indeleble, donde, en añicos contra el suelo,
yace el ancho vaso como si acogiera al sol,
orladas sus verdes hojas, deshecho su entero resplandor,
esparció su vidriada integridad por todas partes;
Liberados espectros hablarán
de un florecer más frío donde roto quedó el frío cristal.

Aunque fragmentos se desplomaron de la unidad al caos,
Cada arista retiene
la nota opalina de la imperfección
cuyos rayos, asimétricos, emitirán
más de una red de ángulos de luz
que al anochecer se dirijan hacia puntos ilesos
Y esbocen en la estancia
las posibilidades del fuego y su aceptación.

Las generosas curvaturas de vidriado artificio
Dan fe de su pureza
en unidades lúcidas. Libre de estas,
como el amor triunfa sobre la irrelevancia
y construye armonía de disonancias
y de algún modo vive entre nosotros, roto, como si
El tiempo fuera un vaso roto
y nuestra última alegría asumir que no se puede remediar.

Astillas presagian ruina desde el suelo,
Cortan estructuras en el aire,
delimitan, como ojos o brújulas, un rostro
de matemática fijeza, haz de luz
en cuyo círculo podemos apreciar
todas las soledades del amor, espacio para el rostro del amor,
Reverdecidos proyectos de amor,
los monumentos del amor como lápidas en nuestras vidas.

La verdad se impone
May Swenson

Como no soy honesta en persona
busco ser honesta en la poesía.
Si hablo contigo, mirándote a los ojos,
miento porque no tolero
evidenciar la verdad.
Decir toda la verdad
sería como quedar desnuda.
Perdería mis más preciados bienes:
distancia, silencio, intimidad.
Quedaría expuesta. Y me poseerías.
Equivaldría a una total rendición
(a ti, mirándote a los ojos).
Me mirarías detenidamente.
Me tendrías en tus manos.
Todos tus ojos se me echarían encima.
De ahí en adelante me vestirían
tus punzantes, lascivas, deseosas abejas.
Que seas uno o dos o muchos
da igual. Siento como si, en realidad,
un par de ojos fuera el enjambre entero.
Así que miento (mirando tus ojos)
dejando sin voz la esencia de las cosas
o bien mostrándome como una copia
y no lo que soy.

Uno debe ser honesto en algún lugar.
Quiero serlo en la poesía.
Con la palabra escrita.
Donde pueda decir y tachar
y volver a decir y decir con rodeos
y decir por encima de y decir entre líneas
y decir en símbolos, en enigmas,
en doble sentido, bajo las máscaras
de cada rasgo, en la piel
de toda criatura.
Y en mi propia piel, desnuda.
De hecho me siento feliz de anhelar
desnudarme en la poesía,
imponer la verdad
en el poema,
que, al escribirlo, si es real,
no copia, me diga
y después a ti (todo o nada, mirándonos)
mi entero yo,
la verdad.

(Continuar la lectura aquí)

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Crítica literaria, Libros, Poesía, Revistas culturales. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s