Mal y frivolidad

Acompañado del libro Felices como asesinos (Anagrama) de Gordon Burn, Alberto Chimal reconstruye la atroz y criminal historia del matrimonio formado por Rosemary y Fred West, personalidades retorcidas. Se los recomiendo:

En 1994 una investigación policial condujo a la casa de Frederick y Rosemary West, un matrimonio de clase baja que vivía en la ciudad de Gloucester, Inglaterra. La policía buscaba, y encontró, los restos de Heather, una hija de los West a quien se había dado por desaparecida en 1987: estaban enterrados debajo de la casa y mostraban signos de que el cuerpo había sido descuartizado luego de su muerte.

Cuando se juntaron los huesos resultó que sobraba un fémur: esto llevó al descubrimiento de otros cadáveres y, poco a poco, de la verdad sobre el matrimonio West y sus aficiones: sexo violento, pornografía casera, incesto —en especial entre Anna Marie, otra de las hijas de Fred West, y éste—, pero también, y sobre todo, asesinato. Además de Heather y una hija más, Charmaine, igualmente “desaparecida”, por lo menos otras ocho mujeres habían sido muertas y enterradas por los West a lo largo de un par de décadas.

El caso, como tantos otros, se volvió sensacional y los West ganaron millones de seguidores en el Reino Unido y luego en otros países. Su aspecto no era tan distinto del de otros villanos “locos”: las suyas eran vidas confusas, ignorantes, reprimidas y sin escape de la miseria de su estrato social, y nadie había sospechado nada ni en los momentos de más horror y peligro de su vida oculta: de los momentos en que intentaban hacer realidad sus fantasías. Fred West, autor material de todos los crímenes, se suicidó en la cárcel en 1995; su esposa sigue viva y cumpliendo cadena perpetua.

Un resumen de esta historia puede encontrarse en Wikipedia; la versión de Wikipedia se reproduce tal cual en decenas de otros sitios (la cultura de “copiar y pegar” crea más información sólo en apariencia). Pero hay alternativas: por ejemplo, a partir de los hechos de ambos, que llenaron por algún tiempo los famosos tabloides de su país, el escritor Gordon Burn publicó una reconstrucción novelada del caso —una non fiction al modo de A sangre fría de Truman Capote— con todos los detalles aterradores: Happy Like Murderers, que fue traducida al español en 2000 (Felices como asesinos) y publicada por Anagrama

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Ensayo, Revistas culturales. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s