Carta a Saif al-Islam (hijo de Gadafi)

Con oportunidad, El Malpensante recupera la carta que un exiliado libio, Alaa al-Ameri, le dirigió a uno de los hijos del recién depuesto (y asesinado) dictador Gadafi. En los primeros párrafos de la misiva se lee:

Saif al-Islam:

Soy tres años menor que usted. Mi familia fue forzada a abandonar Libia por la costumbre de su padre de colgar a quienes lo contradicen, o torturarlos a muerte en condiciones que la mayoría de las personas cuerdas preferirían ni siquiera imaginar.

Uno de mis primeros recuerdos en Libia es una tarde que veía dibujos animados en televisión, cuando de repente interrumpieron el programa para transmitir imágenes de un hombre que estaban colgando en algún escenario deportivo, mientras los seguidores de su padre competían para mecerse agarrados de sus piernas.

Por mucho tiempo decidí interpretar el comportamiento de esos sociópatas como una forma de piedad desesperada. Me convencí de que intentaban limitar el sufrimiento de la víctima. Pasaron muchos años antes de que entendiera que en realidad llamaban la atención de su padre para demostrarle que eran lo suficientemente despiadados e implacables como para ser considerados verdaderos discípulos de su culto narcisista. Como era de esperarse, su padre recompensó a personas como Huda Ben Amr y Moussa Koussa con poder, riqueza e impunidad.

Mientras recuerdo estas cosas, me pregunto cómo habrá aprendido usted a interpretar la brutalidad de la que fue testigo mientras crecía. Bajo ninguna circunstancia podría culparlo por los crímenes que su padre cometió antes de su nacimiento y durante su infancia. No soy psiquiatra, pero estoy casi seguro de que ser educado por un hombre para quien el asesinato es parte del día a día no es una forma saludable de crecer.

Por eso puedo darle crédito por ser el único de su familia que alguna vez ha expresado tener conciencia de que en el mundo existe algo llamado dignidad humana –así esa conciencia parezca movida por el deseo de asegurar que el país que heredó se vea radiante, nuevo y moderno–.

Mientras usted crecía rodeado de riqueza y seguridad, yo veía a mis padres luchar por criarnos a mis hermanos y a mí en un país extranjero, lejos de todas las personas que habían amado y de las que habían dependido toda su vida. Mientras su chofer y sus guardaespaldas lo llevaban al colegio, mi hermano y yo llegabamos por caminos distintos todos los días para asegurarnos de que los hombres de su padre no nos siguieran.

Tengo la suerte de que mis padres aún vivan, pero recuerdo el duelo de un amigo de infancia cuyo padre fue asesinado por matones que buscaban el apoyo de su familia. Era un hombre tranquilo, hospitalario y divertido que se ganaba la confianza de los otros al ser honesto, cálido y amable. Me pregunto si usted sabe realmente qué significa cada una de esas palabras. Sé que él amó profundamente a su familia y había sido obligado a exiliarse por decir lo que pensaba. No veo cómo pudo haber sido una verdadera amenaza para ustedes los Gadafi y sin embargo fue asesinado en su nombre

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Epístolas, Política, Revistas culturales. Bookmark the permalink.

2 Responses to Carta a Saif al-Islam (hijo de Gadafi)

  1. Sin Ma says:

    Irad, te imaginas cuántas cartas se habrán escrito en contra de Gadafi y sus seguidores? En todos esos años persigieron, mataron, abusaron, torturaron, etc,etc,etc. Excesos y más excesos.
    Te mando un abrazo!!

  2. Irad says:

    Hola, Sin Ma:

    Aunque la información relativa a la crisis y caída del régimen de Gadafi está cubierta por una densa bruma de propaganda estadounidense, política y militar, no cabe duda que la represión, el excentricismo, la ausencia de libertad, la tortura, el abuso y el crimen distinguieron la forma personal de gobernar de ese dictador. Lo extraño es que para gran parte de los medios de comunicación de occidente se convirtió en tirano hasta hace apenas unos meses, a pesar de que su historia de arbitrariedades (como queda claro en la carta de este post) se remonta a muchos años atrás. La hipocresía política de siempre.

    Otro abrazo para ti!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s