El “futuro” del libro electrónico

En su blog Cuaderno del sedentario Daniel Saldaña París escribe acerca del Primer Simposio Internacional del Libro Electrónico, que se realiza en la Ciudad de México, en el Museo Nacional de Antropología, y cuestiona, en principio, que en las ponencias se hable del futuro del libro electrónico y no, como debería ser, de su presente. Reflexiona Daniel:

Comenzó hoy el Primer Simposio Internacional del Libro Electrónico en el Museo Nacional de Antropología, bajo el auspicio del Conaculta y con una lista de editores, escritores y pensadores invitados que se reúnen a debatir el futuro del libro electrónico en México y, en general, en el mundo de habla hispana. Todo bien hasta ahí, excepto por un detalle: es sintomático que se hable, precisamente, del futuro del libro electrónico y no, como sería natural, el presente del mismo. Se mira el libro electrónico como una realidad que llegará eventualmente a nuestras vidas, y no como una realidad que ya existe y a la cual, por desgracia, las editoriales y librerías mexicanas se están tardando en llegar.

Guillermo Quijas-Corzo López, presidente de la Asociación de Libreros Mexicanos, ha declarado, y es una declaración reproducida en muchos de los artículos que tratan del asunto, que en México pasarán diez años antes de que la comercialización del libro electrónico sea una realidad más o menos extendida; alude a diversas causas: derechos de autor, modelos de negocio, piratería. Diez años durante los cuales, seguramente, se seguirá discutiendo en foros, simposios y congresos, organizados por instituciones públicas, el futuro del libro electrónico, mientras una creciente demanda, sin encontrar alternativas legales, funcionales y accesibles, se vuelca en la piratería (que sí ofrece, desde ya, soluciones y diversidad de contenidos, sin haber discutido el estado de la cuestión exhaustivamente) o se decanta, cada vez más, por la lectura de libros en inglés, comprados a través de las plataformas legales que ya existen para ello en otros países, con la consecuente pérdida de lectores, ganancias y presencia de la literatura escrita en español.

Esta no es, por cierto, una predicción, sino una descripción del presente. Entre las personas que conozco que tienen un lector electrónico, es cada vez más usual recurrir a las páginas de piratería que ya proliferan o al catálogo de Amazon, de manera que su contacto con el e-book es, fundamentalmente, a través de publicaciones poco cuidadas (entre las ediciones electrónicas pirata son mucho más frecuentes las erratas y las pifias en el traslado de un formato a otro) y de novedades editoriales del mercado anglosajón. Mientras tanto, los editores y libreros mexicanos, ajenos a la velocidad y la adaptabilidad del mercado virtual, discuten sobre el futuro del libro electrónico en el país, pensando en un periodo de aquí a ¡diez años!

Para continuar con el tema, les recomiendo los ensayos ¿Cómo será el libro del futuro?, de René López Villamar, y Un libro es un lugar. Bob Stein y la lectura 2.0., de Mauricio Salvador, publicados por la revista Tierra Adentro, y que sólo se encuentran en la edición impresa.

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Blogs, Lectura, Libros, Tecnologías. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s