Poemas de Marina Tsvetáieva

Insomnio 2

Así como me gusta
besar las manos
y ofrendar nombres,
también me gusta
abrir las puertas
-¡de par en par!- a la oscura noche.

Apoyando la cabeza,
oír los recios pasos
hacerse más ligeros,
y cómo el viento mece
el bosque somnoliento
y desvelado.

¡Oh noche!
Van creciendo los arroyos
que en el sueño desembocan.
Ya se me cierran los ojos.
en medio de la noche
alguien se ahoga.

27 de mayo de 1916

Versión de Severo Sarduy

Insomnio 10

Otra vez una ventana
donde otra vez no se duerme.
A lo mejor beben vino,
a lo mejor no hacen nada.
O tal vez, manos unidas,
no separan esas manos.
En cada casa, mi amigo,
hay así una ventana.

Separaciones y encuentros:
gritas, nocturna ventana,
quizás hay cientos de velas,
o quizás sólo tres velas.
Sin reposo
mi cabeza.
En mi casa
ha entrado eso.

¡Hay que rezar por la casa sin sueño!
¡Y rezar por el fuego en la ventana!

26 de diciembre de 1916

Versión de Severo Sarduy

Insomnio 11

¡Insomnio, amigo mío!
Otra vez tu mano.
Mientras alzo mi copa
te encuentro en la callada,
en la sonora noche.

¡Déjame que te embruje!
¡Prueba!
No trates de ascender
sino de ir hacia adentro…
Ya te llevo…
Susurra con los labios:
¡Paloma! ¡Amigo!
Prueba.
Déjame que te embruje.
Bebe
de todas las pasiones,
huye
de toda noticia.
Calma.
Concede,
amiga…
Abre los labios.
Abre los labios al placer
y, al borde de la tallada copa,
bebe.
Absorbe.
Traga
hasta el no-ser.
¡Amigo! ¡No te enfades!
¡Déjame que te embruje!
¡Bebe!
De todas las pasiones
la más apasionada,
y de todas las muertes
la más dulce… mis manos.

¡Déjame que te embruje! ¡Bebe!
Desaparece el mundo. Ningún lugar:
orillas inundadas… Bebe mi golondrina
perlas fundidas.
Y tú bebes el mar,
bebes el alba.
¿Con qué amante es la juerga?
¿Con el mío?
Bebe, pequeño,
que ya compararemos.

Y si preguntan, ¡responderé!
El porqué de las mejillas lívidas.
Con Insomnio me fui de juerga, sí.
Con Insomnio me fui de juerga.

Mayo de 1921

Versión de Severo Sarduy

(Pueden leerse más poemas aquí)

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Poesía. Bookmark the permalink.

4 Responses to Poemas de Marina Tsvetáieva

  1. Ginebra says:

    Poemas precisos sobre el estado abrupto del sueño. Cuando Morfeo no llega y se le espera, uno desespera. Pero si en la espera uno divaga, pueden surgir letras como ésta. Belleza.
    Besos

  2. Irad says:

    Sí, Ginebra, cuando no llega el sueño hasta el amanecer uno puede sentir el infierno mismo, como reflexionaba Cioran; también puede ser una oportunidad para perderse entre vagos o nítidos recuerdos, es un momento para revivir y/o futurear. Hay quienes no podemos cerrar los ojos, descansar y apagar la máquina, siempre estamos en “encendido”. La noche nos envuelve con su misterio, su palabra oscura y su callada melancolía. Hoy como ayer, el insomnio, ese raro y permanente desequilibrio, materia de poetas.

    Besos!

  3. Simianne says:

    Muchas gracias por estos aportes tan lindos. Siempre un placer pasar por tu blog.
    Me hizo recordar época en la cual intentaba imitarla, como buena novata en la poesía. Las cosas que uno intenta hacer de chico, como si fuera posible imitar a un genio…
    Saludos! Buena semana

  4. Irad says:

    Gracias, Simianne. Por alguna razón uno siempre regresa a la poesía de Tsvetaieva, como a la de Ajmatova. Vaya desafío que te propusiste al querer imitar su arte.

    Recibe un abrazo y el deseo de una muy buena semana. Saludos!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s