Filosofía en el bachillerato, ¿para qué?

En este momento en el que el país está sumido en la violencia y en lo que podríamos llamar una crisis de valores, la Reforma Integral de la Educación Media Superior hace a un lado las humanidades y materias como lógica, estética y ética, es decir, los temas de la filosofía. Laberinto reunió los textos de tres filósofos que defienden la importancia (creo que con demasiado optimismo) de su disciplina en los estudios de bachillerato. Les comparto el primer ensayo, firmado por Guillermo Hurtado:

Un horizonte de preguntas y respuestas

No es un secreto para nadie: la educación media superior pasa por una crisis. Los jóvenes salen del bachillerato con lagunas enormes: no entienden lo que leen, son incapaces de realizar operaciones matemáticas, mascullan el inglés, no utilizan la computadora, etcétera. Ante este escenario, ¿por qué insistir en que se enseñe filosofía en el bachillerato? ¿No sería mejor para los jóvenes que en vez estudiar filosofía o historia o literatura, dedicaran más tiempo a reforzar sus pobres conocimientos en español, matemáticas, inglés y computación?

El razonamiento anterior parte de la premisa de que cuando el barco se hunde hay que tirar por la borda lo menos importante y preservar lo más útil o lo más valioso. Pero aunque aceptemos que el barco hace agua, suponer que la filosofía y, en general, las humanidades, son el lastre de la educación no sólo es erróneo sino peligroso para el futuro del país.

Cuando la filosofía se enseña de manera adecuada —reconozco que no siempre es así— es una disciplina de enorme utilidad en el nivel bachillerato. La filosofía ofrece una disciplina de pensamiento que se puede aplicar dentro de todos los campos de la existencia. Un adolescente que estudia lógica, ética y estética en el bachillerato tiene abierto ante sí un horizonte de preguntas y respuestas acerca de su vida que pueden hacerlo una mejor persona, es decir, un mejor hijo, un mejor amigo, un mejor trabajador, un mejor ciudadano. Es cierto que no hay garantía alguna de que estudiar ética haga a las personas más buenas o de que estudiar lógica les dé más claridad, pero si el estudiante tiene la voluntad de ser más riguroso, más comprensivo, más solidario, más crítico, entonces la filosofía puede servirle para lograr este propósito o, por lo menos, para hacerlo suyo.

Pero si siempre es bueno estudiar filosofía, parece que hoy en día lo es todavía más en México. El país padece una crisis de sentido de su existencia colectiva. Estamos desorientados, no confiamos en nosotros mismos, hemos olvidado nuestros valores. Ahora más que nunca los mexicanos tenemos que reflexionar acerca de la vida que llevamos y de la que queremos llevar. Como se sabe, esta ha sido una tarea de la filosofía a lo largo de su historia. No se trata de formar una comisión de filosofía en el Congreso o de que en los fines de semana nos juntemos en las plazas a filosofar —aunque quizá no sean tan malas ideas—. Pero si los mexicanos tuviéramos una formación homogénea en los modos de la reflexión filosófica, ello seguramente ayudaría a que entre todos pudiéramos discutir mejor, de manera más correcta y virtuosa, acerca de los temas más apremiantes de nuestra democracia.

Detrás de la discusión acerca de la conveniencia de la enseñanza de la filosofía en el bachillerato está la discusión más general acerca de la finalidad de la escuela. ¿Se trata de un lugar para instruir a los jóvenes para que puedan cumplir con ciertas tareas que se espera de ellos? O, además de lo anterior, la escuela debe formar a los jóvenes para que sean personas con ciertas características? Puesto en pocas palabras: ¿queremos formar o sólo queremos instruir?

La tradición educativa mexicana que se remonta al magisterio de José Vasconcelos nunca se limitó a instruir, sino que siempre buscó formar. Es por eso que en los planes de estudio siempre se incluyó a la filosofía, a la literatura a la historia. Esa es esa tradición que, me temo, estamos perdiendo. Se nos ha querido imponer una concepción distinta de la educación. Un modelo, basado en la noción laboral de competencia, que privilegia el desempeño en contextos laborales por encima de la realización plena del individuo en todos los campos de su vida. Se supone que con este modelo de educación la economía del país va a mejorar, que seremos más competitivos como nación. Pero el bachillerato mexicano tiene que tener más ambiciones que formar futuros empleados de Wal-mart. Lo que esperamos de los jóvenes que egresan de nuestras escuelas es lo que esperamos de México. La filosofía no es una cereza del pastel de la educación media superior, es decir, no es algo que se pueda quitar sin que pase nada grave, sino que es parte de la harina del pastel, es parte esencial de lo que debe incluir una educación de altura como la que merecemos los mexicanos.

La SEP está obligada a cumplir el Acuerdo Secretarial 488 publicado en el Diario Oficial de la Federación el 23 de junio de 2009 en el que reconoció el error gravísimo, escandaloso, que había cometido al eliminar de un plumazo el área de humanidades de la educación media superior. Está obligada a que la filosofía se enseñe dentro asignaturas específicas que se ocupen ex profeso de inculcar la competencias disciplinarias de filosofía. Es decir, la filosofía tiene que enseñarse en asignaturas tradicionales de filosofía (como Lógica o Ética), no dentro de otras asignaturas, como si fuese una competencia transversal.

Si la SEP no cumple con el acuerdo 488, la sociedad mexicana tendrá todo el derecho de exigirle que lo haga de inmediato. Lo que está en juego es algo demasiado importante: la educación de nuestros hijos, es decir, el futuro del país.

About these ads

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Debates, Ensayo, Filosofía, Política, Suplementos. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s