Sobre la autoridad de Javier Sicilia

A propósito de El sitio de la autoridad, texto en el que Jesús Silva-Herzog Márquez cuestionó una declaración de Javier Sicilia (“No tengo poder, tengo autoridad”), Francisco Segovia envió una réplica al politólogo para precisar, desde su punto de vista, la frase del poeta. Va un fragmento del comentario de Segovia:

Jesús:

No te gusta que Javier Sicilia le haya dicho a Carlos Loret de Mola que él no tenía poder sino autoridad. No te gusta porque crees que no se puede tener autoridad sin tener además poder; y, lo que es peor, porque esa autoridad no puede darse sin al menos cierta dosis de autoritarismo, pues el poder de las autoridades no emana de las urnas sino del “dedazo”. Para exponer este argumento, te apoyas en Hannah Arendt. ¿Por qué te apoyas en ella? Pues porque Hannah Arendt tiene autoridad sobre el tema que discutes. Sí, muchísima autoridad. Pero ¿tiene además poder? Está claro que no. Hannah Arendt está muerta, y para tener poder hay que estar vivo —o ser el Conde Drácula, en quien lo diabólico y monstruoso consiste justamente en ejercer un poder de ultratumba. La muerte le ha quitado todo poder a Hannah Arendt, pero no ha logrado despojarla de la autoría de sus libros, que es en donde sigue basándose su autoridad. De lo anterior no se sigue que la autoridad esté siempre desligada del poder, claro, sino simplemente que puede estarlo. Esta mera diferencia es indicio de que existe más de una forma de autoridad. Una de ellas es, digamos, la del Diccionario de la Real Academia Española, avalada por un rey, y otra muy distinta la del diccionario Webster’s, construida por la preferencia de sus lectores (es decir, por la sanción de una comunidad de hablantes, expresada en un prestigio social). No se ha votado democráticamente ninguna de estas dos autoridades, pero no hay duda de que una se impone y la otra se gana. La frase Sicilia a Loret iba por ese lado. “La autoridad —dijo— es el poder de hacer crecer. El autor hace crecer algo”. Sicilia pone sobre la mesa el significado más estricto de la palabra: autoridad es lo propio del autor. En este sentido, la autoridad es, como dije antes, eso que ni siquiera la muerte puede arrebatarle al autor. Sólo fuera de contexto pueden entenderse estas palabras como una defensa del autoritarismo. Quien vea la entrevista (http://www.youtube.com/watch?v=o_juRlQ_HXU&feature=share ) escuchará la frase en su contexto y verá que, con ella, Sicilia quiere mostrar que el poder lo incomoda. Varias veces ha dejado en claro que él no se ha puesto al frente de la multitud de víctimas y familiares de las víctimas, sino que son éstas las que lo han puesto a él al frente. Esa multitud, que no tenía voz, se reconoce en la voz del poeta, y el poeta le da voz a la multitud (literalmente: cede siempre el micrófono a las víctimas)

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Blogs, Debates, Política. Bookmark the permalink.

One Response to Sobre la autoridad de Javier Sicilia

  1. Les comparto mi poema, dedicado a . . .

    EL GRAN SICILIA

    Que triste desgracia, la del gran Sicilia,
    la pena de su alma, nadie reconcilia,
    se fue su querer, su entraña, su ser,
    ha perdido al hijo de su amanecer.

    Su sangre, su vida, lo que era su huella,
    pasó a ser motivo, un ángel, su estrella;
    su amor, su pasión, convierte en palabra,
    su quebranto llora, le duele lo que habla.

    Expresar pausado, sensible, calmado,
    corazón, un hueco apesadumbrado,
    tragedia que empaña al hombre más fiel,
    abrigo curtido que cubre su piel.

    Un sombrero tapa su humilde cabeza,
    del cerebro brota toda su entereza,
    ya su pensamiento vaga por el mundo,
    pregona justicia, la ley es su rumbo.

    Adoptó el camino que lleva a la paz,
    véanle su cuerpo, su barba, su faz,
    sus pies, sus zapatos, que siguen en marcha,
    sus ojos infaustos se llenan de escarcha.

    Hoy, su sensatez, está más que alerta,
    al gobierno pide . . . ¡por Dios, ya despierta!
    la voz del poeta se vuelve exigente,
    de su pecho brota reclamo valiente.

    Más, nadie lo oye, ¿porqué nadie escucha?,
    sus quejas al aire, ¿es vana su lucha?,
    no teme amenazas, ni a la propia muerte,
    él es guía y líder de conciencia fuerte.

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
    México, D. F., a 09 de julio del 2012.
    Reg. INDAUTOR No. 03-2012-083012362100-14

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s