El desafío de la seriedad

Estoy de acuerdo con León Krauze: por la importancia de su liderazgo crítico y social, Javier Scilia tiene el deber de la seriedad política, la responsabilidad de utilizar adecuadamente las palabras. Si hay traición y albazo por parte del gobierno, de cualesquiera de los poderes, que se diga. Si en rigor no hay nada de eso, evitemos los adjetivos que sólo agreguen confusión. La Ley de Seguridad Nacional merece toda la discusión posible, y en eso estamos. La nueva propuesta sobre la seguridad y justicia deseadas en una democracia, es otra gran oportunidad para que Sicilia, y todos nosotros, intervengamos en el debate. Pero hay que tener cuidado. Escribe León Krauze:

…precisamente porque me simpatizan Javier Sicilia y su causa, es que me parece tan grave lo ocurrido la semana pasada. Si Sicilia defiende el uso correcto y preciso del idioma no puede darse el lujo de la mentira, ni siquiera de la inexactitud. Tampoco puede darse el lujo del lugar común, del refugio del simplismo. A lo largo de los años, los textos de Sicilia dejaban entrever un cierto idealismo que arraigaba, supongo, en su fe y su poesía. Eso estaba bien en otros tiempos y desde otras trincheras. Pero no ahora. Sicilia tiene la obligación de la seriedad. Dado el papel que se ha ganado, no puede calificar de “albazo” un proceso legislativo que, aunque pudo no gustarle, no implica aprobación alguna de la Ley de Seguridad. De aquí en más debería evitar caer en la descalificación fácil y el pensamiento mágico, dos enormes enemigos de la discusión pública en tiempos graves. De no hacerlo, Sicilia corre el riesgo de perder la poesía en la neblina de la confusión política. Así le pasó, por cierto, a Ezra Pound, ese otro poeta que creía en el amor social y la filiación, pero que, inexplicablemente, cedió a pasiones políticas confusas y ruines (mucho peores, sobra decirlo, que las que nos amenazan hoy). Pound moriría purgando sus tropiezos a través de las palabras. Por México, Sicilia no puede darse ese lujo. No puede terminar cantándole a sus “errores” y sus “ruinas”. Esperemos que lo sepa.

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Política, Revistas culturales. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s