Un poema de Rubén Bonifaz Nuño

Desde la tristeza

Desde la tristeza que se desploma,
desde mi dolor que me cansa,
desde mi oficina, desde mi cuarto revuelto,
desde mis cobijas de hombre solo,
desde este papel, tiendo la mano.

Ya no puedo ser solamente
el que dice adiós, el que vive
de separaciones tan desnudas
que ya ni siquiera la esperanza
dejan de un regreso; el que en un libro
desviste y aprende y enseña
la misma pobreza, hoja por hoja.

Estoy escribiendo para que todos
puedan conocer mi domicilio,
por si alguno quiere contestarme.

Escribo mi carta para decirles
que esto es lo que pasa: estamos enfermos
del tiempo, del aire mismo,
de la pesadumbre que respiramos,
de la soledad que se nos impone.

Yo sólo pretendo hablar con alguien,
decir y escuchar. No es gran cosa.
Con gentes distintas en apariencia
camino, trabajo todos los días;
y no me saludo con nadie: temo.

Entiendo que no debe ser, que acaso
hay quien, sin saberlo, me necesita.

Yo lo necesito también. Ahora
lo digo en voz alta, simplemente.

Escribí al principio: tiendo la mano.
Espero que alguno lo comprenda.

(Publicado en Laberinto)

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Poesía, Suplementos. Bookmark the permalink.

2 Responses to Un poema de Rubén Bonifaz Nuño

  1. Sin Ma says:

    ¿Estás seguro que el poema es de Rubén Bonifaz Nuño?
    Es que siento que te escuché decirlo…
    Te mando un abrazo, Irad. Se te extraña!!

  2. Irad says:

    Jajajaja, pues sí, ni modo, me expresó completo mi estimadísimo poeta Bonifaz. Yo también tiendo una mano.

    Otro gran abrazo, Sin Ma!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s