Aforismos de Carlos Monsiváis

La revista nexos nos ofrece una variedad de aforismos de Carlos Monsiváis:

Sin la Chingada, las conversaciones se oyen falsamente nacionalistas.

Uno pasa inadvertido si se viste como pidiendo empleo en una oficina de gobierno.

“La flojera del mexicano” más bien se llama desempleo.

Nadie mantiene una conducta irreprochable dos días seguidos.

Todo cambia, todo se transforma: todo sigue igual.

Lástima que cada gobierno tarde seis años en enterarse de lo que pasó en su sexenio.

b

¿Por qué me sucede todo esto? Porque soy mexicano. ¿Y cómo me entero de que soy mexicano? Porque me sucede todo esto.

Quién quita y los traumas son la única familia absolutamente leal que nos queda.

El signo de la normalidad es la pobreza.

El que viaja con frecuencia en el Metro, ya carece de posibilidades de ascenso.

Donde había un miserable ahora hay una colonia.

Se vive sólo una vez y nuestros padres hicieron muy mal en educarnos en las tradiciones de la escasez.

b

Ser rico es nacer de nuevo en la elegancia.

La consigna “mátalos en caliente” no es prueba de cinismo sino de prontitud.

La Revolución unifica naturalezas vivas y muertas.

Quienes moralizan suelen ser los derrotados.

Al pasado se le encomienda el juicio moral del presente.

Que se reparta la mordida para que ya no se sigan repartiendo los ejidos.

b

Al despotismo lo atemperan el asesinato, el fraude, el despojo; y lo prestigian las caridades.

El ideal de la ciudadanía no es la libertad sino el agradecimiento.

Hay que seguir creyendo mientras no consigamos otra fuente institucional de estímulos.

No se puede entender México si no se comprende por qué llora en silencio la actriz Sara García.

La inflexibilidad se confiesa desde la arquitectura.

Solicitar la crítica ha sido demandar el elogio.

b

La miseria colectiva se ostenta como continuación del progreso.

Las grandes frases nunca se irán mientras haya autoridades que las necesiten.

La densidad de los estereotipos es la facilidad de los comentaristas.

Ser moderno es oponerse al horario de las buenas costumbres.

El vicio es, a un tiempo, fábula moralista, alegoría e industria sin chimeneas.

Sin frustraciones dolorosas no hay acceso respetable a la bebida.

b

Desde las cantinas se van depurando los gemidos de la aflicción machificada.

Hay lágrimas tan viriles como puñetazos.

La realidad del mito es la irrealidad del país.

Ya ha concluido la batalla entre la provincia y la capital, y ambos contendientes resultaron vencidos.

Como zona residencial, las Lomas de Chapultepec es una sucesión de castillos fracasados.

Babel fracasó no por la intención sino por la falta de fondos.

(Más aforismos aquí)

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Aforismos, Revistas culturales. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s