Allen Ginsberg

Víctor M. Carrillo Montiel publicó un ensayo en Laberinto sobre el poeta norteamericano Allen Ginsberg, viajero, activista, mesiánico e inagotable consumidor de drogas. ‘Un maricón que dice que es poeta’, según Bukowski. En El México de Ginsberg Carrillo Montiel escribe:

Indignado por no haber encontrado alguna de las salvajes orgías sexuales de las que había escuchado sucedían en Cuba, llegó a Mérida como un San Juan Bautista provocador, con actitud mesiánica y ojos de desliz.

Era el ferviente lector del Viejo Testamento y consumidor acérrimo de mariguana; consuetudinario del bar Polk Gulch, hervidero de alcohólicos, bohemios y homosexuales como él, en San Francisco, y apasionado por la poesía salmista; amante de la vida de San Juan de la Cruz y de las alucinaciones de la benzedrina y el peyote.

Caminó a la calle 63 número 500, entró a la papelería La Literaria y compró una libreta “Ideal” de 192 hojas. En la portada ilustrada con un sol sobre un laurel, escribió en el renglón inferior: “Diario. México. 1945”. En el previo, garabateó su nombre: “Allen Ginsberg”.

UN LAVAPLATOS AUTOR DE HOWL

En otro de sus diarios, uno de sus más de 500, se definió: “Preparatoria en Patterson hasta los 17 años. Universidad de Columbia. Marino mercante. Ayudante en la redacción de periódico. Times Square. Amigos en la cárcel. Lavaplatos. Reseñador de libros. Ciudad de México. Satori en Harlem. Yucatán y Chiapas en 1945”.

Pero Allen fue más. Fue autor de Howl, un poema con el que ensayando nuevo lenguaje y ritmo inspirados en el solo del sax de Illinois Jacquet en “I can’t get started”, una de sus piezas preferidas, enseñó a aullar a toda una nación.

Fue vocero de la generación de la segunda mitad del siglo pasado; su influencia fue más cultural que política, aunque representó casi todos los movimientos de igualdad de los 50 y 60 de derechos civiles, de liberación sexual femenina, de la comunidad gay, e incluso de los pederastas, que pretendían que la adultez iniciara antes de los 18 años para relacionarse con menores cada vez de menos edad.

Atascado en su lucha por las libertades, en 1956, cuando Howl tuvo problemas legales por “obsceno”, escribió: “estoy listo para derrumbar al gobierno de Estados Unidos. Hace una conspiración estúpida de inercia negativa para mantener a la gente sin poder expresarse”

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Ensayo, Suplementos. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s