Jorge Semprún. Muere un intelectual

Ayer martes, en París, murió el pensador y escritor Jorge Semprún, una de las memorias privilegiadas del siglo XX, que testimonió sus luchas, sus guerras y, sobre todo, sus barbaries. A Jorge Semprún –el preso número 44.904 en el campo de concentración Buchenwald, donde estuvo a los 20 años— le preocupaba sobremanera la lenta desaparición de los testigos del exterminio, pues con su muerte se extinguían también los vivos recuerdos, la posible reconstrucción de la memoria histórica. A sus 87 años, ahora fue él quien nos dejó; pero nos dejó también muchos libros de memorias, pensamiento y narrativa. La escritura o la vida es ya un clásico contemporáneo.

En un reportaje publicado por El País Javier Rodríguez Marcos nos recuerda una entrevista con Semprún en el año 2000 en la que nos habla, entre otras cosas, de una particular, infame, experiencia de la barbarie: “¿Sabe usted que es lo más importante de haber pasado por un campo? ¿Sabe usted qué es exactamente? ¿Sabe usted que eso, que es lo más importante y lo más terrible, es lo único que no se puede explicar? El olor a carne quemada. ¿Qué haces con el recuerdo del olor a carne quemada? […] Yo tengo dentro de mi cabeza, vivo, el olor más importante de un campo de concentración. Y no puedo explicarlo. Y ese olor se va a ir conmigo como ya se ha ido con otros.”

Ayer se fue. Nos legó una escritura penetrante, testimonial, como las siguientes palabras inspiradas en un poema de Paul Celan: “De los muertos del campo nazi de Buchenwald sólo nos queda el recuerdo: han ascendido como humo en el aire, su tumba está en las nubes, en efecto: allí están, en la inmensidad de la memoria histórica, constantemente amenazada por un olvido inadmisible, dispuesta, sin embargo, cuando fuera necesario, al perdón de la reconciliación. De los muertos del campo estalinista nos quedan las fosas comunes que recubre la arboleda de un nuevo bosque, por el que nunca se han paseado Goethe ni Eckermann, por el que deberán poder pasearse los jóvenes alemanes de hoy y de mañana.” (Una tumba en las nubes, 1994).

Muy bueno también el reportaje-entrevista de Juan Cruz, quien visitó al escritor a propósito de la publicación del libro Lealtad y traición. Jorge Semprún y su siglo, de Franziska Augstein.

Les dejo los siguiente enlaces:

Mi último viaje a Bunchenwald, de Jorge Semprún.

El hombre que no conoció el rencor, de Eduardo Arroyo.

El último encuentro, de Juan Cruz.

La segunda muerte de Jorge Semprún, de Javier Pradera.

Un gran intelectual europeo, de Juan Goytisolo.

Un gran hombre en el tumulto, de Mario Vargas Llosa.

Un rojo español, de José María Ridao.

El archipiélago del horro nazi (discurso pronunciado por Semprún en el 65 aniversario de la liberación del campo de concentración Buchenwald).

Un comunicado de la Presidencia de la República de Francia.

El destino literario de un deportado, de Sara Barderas.

Semprún, toda una vida a través de su obra (reportaje de El Cultural).

Letras Libres nos ofrece diversos enlaces a los textos publicados por o sobre Jorge Semprún.

Literatura de excepción, de Jordi Gracia.

El bumerán de la felicidad, de Herta Müller.

Cinco aproximaciones a un largo viaje, de Bernard-Henry Lévy.

Europa empieza en Buchenwald, de Josep Ramoneda.

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Diarios, Ensayo, Obituario, Política, Reportaje. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s