Caravana por la Paz con Justicia y Dignidad

El Blog de Nexos publica una breve crónica de Andrés Lajous sobre la Caravana por la Paz con Justicia y Dignidad. Las historias, dolorosas todas, se repiten en cada lugar. La impunidad campea.

Día 1:

En Morelia un primer nudo en la garganta. Con la voz desgarrada una mujer sube al templete y grita la historia de desaparación de cuatro hijos. Es de Pajacuarán, Michoacán. Se dedicaban a la pedaza de oro. Un día fueron a Guerrero a comprar materiales y no han regresado.

Día 2:

El sol quema en San Luis Potosí como no quema en el DF. Era el atardecer, un hombre cuenta cómo desaparecieron su hijo y su nieto saliendo de una fiesta. El hijo trabajaba en la campaña del hoy gobernador del Estado. Un señor grande, con lentes, pide ayuda, no sabe qué hacer, llora en el templete.

Día 3:

Casi al amanecer vamos al cerro de San Pedro que ha sido mochado por la minera San Xavier. Se hace un cordón de manos alrededor de la mina, y el personal de seguridad se pone en formación del otro lado de la reja.

En Zacatecas regresa el nudo en la garganta. Un hombre cuenta la hisotira de su hermano quien fue Presidente Interino del Municipio de Fresnillo. Varios políticos se dicen amigos de su hermano, pero ninguno ha hecho nada por buscarlo. Una señora busca a su hijo policía municipal. Desapareció estando de guardia y nadie la ha dicho qué fue de él. Sus jefes se esconden y no la quieren recibir. Es la primera vez que escuchamos a un familiar de policía. A veces da la impresión de que los policías y militares no son considerados víctimas, ni muertos.

En Durango el mitin es de noche. La caminata hacia la plaza se siente con más gente que otras. Una mujer perdió a tres hijos, nadie la ha dicho quién fue. Le dicen que sus hijos eran buenos, pero que hubo una confusión. Una confusión que se llevó a los tres. Una mujer pide justicia por el asesinato de su suegro. Murió a tiros tras ponerse a buscar a su hijo que estaba secuestrado. Habló con el gobernador, con la SIEDO, nadie le ayudó a encontrar a su hijo hasta que lo mataron. La mujer pide justicia para su suegro, y sigue sin encontrar a su esposo.

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Blogs, Crónica, Política. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s