De besos, corridos y minifaldas

Apenas ayer preguntaba en este espacio qué seguiría a la ocurrencia de prohibir los narcocorridos en bares y cantinas de Sinaloa. ¿Censurar series de televisión como La Reina del Sur, El cártel de los Sapos, Los Soprano, la excelente The Wire… porque nos incitan a la violencia? ¿Prohibir la llamada literatura del narco? A una prohibición le sigue otra. Es una gran tentación para los gobernantes y, en este caso, una perfecta cortina de humo mediática que desplaza la atención de los crímenes impunes hacia expresiones como la música popular, el cine y la literatura.

No se requirió esperar mucho tiempo. Hoy en el Congreso del Estado de Sinaloa el diputado del PAN, Francisco Javier López Brito, comentó que deben censurarse programas de televisión como La reina del sur por hacer apología del delito. Por otra parte, pero con el mismo tono de puritanismo rústico, el presidente municipal de Navolato, Sinaloa, anunció que propondrá al Gobernador del Estado que se prohíba el uso de las minifaldas en los 18 municipios con el objetivo de reducir embarazos no deseados entre adolescentes. ¡A perseguir preparatorianas! La falta de creatividad e imaginación políticas no tienen límites. (No se pierdan el cartón del Avecé sobre los sueños del edil).

El mismo día en que se difundió la noticia de la prohibición de narcocorridos en antros de Sinaloa, Alejandro Poiré, secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional, expresó: “La violencia no solo se genera a balazos. La incorporación de ese tipo de canciones en lugares que han sido asolados por los criminales representan un intento de imbuir al tejido social de valores inadmisibles. Hay que impedir que los homicidas, secuestradores, extorsionadores y traficantes se apropien de la música norteña“. En principio -tendríamos que replicarle a Poiré- habría que impedir que los homicidios, las extorsiones y la violencia en general se apropien de nuestra vida cotidiana y nuestras calles; habría que aplicar la ley y acabar con la impunidad; antes que prohibir la narración y la celebración de historias de muerte y corrupción, habría que impedir que dichas historias ocurran en la realidad. Lo que genera mayor violencia, se ha dicho hasta el cansancio, es la impunidad.

En este recuento de absurdos y falta de inteligencia, Víctor Solís nos ofrece un reportaje en El Universal acerca de algunas medidas restrictivas propuestas por políticos mexicanos, desde arrestar a quienes se besen con intensidad en lugares públicos hasta prohibir la venta de cerveza fría.

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Diarios, Política, Reportaje. Bookmark the permalink.

2 Responses to De besos, corridos y minifaldas

  1. Sin Ma says:

    Hola, Irad!
    Es increíble el “puritanismo rústico” de nuestras autoridades, quienes ante la incompetencia para afrontar el problema de la violencia, como bien dices, por “falta de creatividad e imaginación políticas”, ahora se pongan a dar clases de moral. Abría que ver si son congruentes en su vida personal. Que ni me importa por cierto!!
    El asunto es si los navolatenses bien peinados, bien fajados y bien vestidos no seguirán siendo víctimas de la violencia.
    Con esta medida me queda claro que el presidente municipal de Navolato, culpa a la mujer de la violencia que impera en ese municipio, y entonces las violaciones sexuales a niñas que ni siquiera han usado una minifalda, de quién es la culpa? de la madre por haberla parido?
    Ya estamos hartos de las ocurrencias de quienes se suponen traen toda una estrategia para reducir la violencia, esa era una promesa de campaña. ja-ja! Bien podría ser Presidenta Municipal una Monja, con todo respeto para las monjas.
    Entenderás Irad que estoy molesta, pues como no! Desde Navolato vengo y aunque no uso minifaldas y me da naúseas escuchar esa horrible música (si se le puede llamar música) no estoy de acuerdo con estas medidas absurdas, eso se lo permito a mi abuelita, pero a la autoridad?
    En fin, a ver con que salen ahora. Un curso intensivo de música clásica no vendría mal.

    Espero verte pronto para seguir hablado de estos temas…
    Por cierto, ya me compré el Burka en color negro, para que tampoco llame la atención, no vaya a ser.
    Te mando un fuerte abrazo!!
    Sin Ma😉

  2. Irad says:

    Hola, Sin Ma:

    La verdad tengo poco o nada que agregar a tu comentario, me parece que tiene la lucidez y la claridad que a veces ofrece la indignación, la experiencia y el hartazgo. Estoy completamente de acuerdo contigo. Es obvio que se traslada la culpa y la responsabilidad a una prenda e incluso a un cuerpo. Sólo falta que se les ocurra ocultar la belleza para evitar “provocaciones” y embarazos (como si los feos no despertaramos pasiones y arrebatos, jajaja).

    Otro abrazo!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s