Democracia Real Ya

La crisis, el creciente desempleo (con un paro juvenil arriba del 43%), la erosión miope e imparable del Estado social de derecho, la falta de oportunidades y el desencanto con un bipartidismo (PP y PSOE) ajeno y sordo a los problemas de la comunidad, lanzaron a las calles a miles de jóvenes españoles para protestar contra una clase política que les ha dado la espalda. El pasado domingo 15 de mayo, es decir, una semana antes del día en que se realizarán las elecciones municipales y autonómicas (el 22 de mayo), el colectivo Democracia Real Ya, conocido también como el Movimiento 15 de Mayo (15-M), convocó a una manifestación en varias ciudades de España que logró movilizar, con ayuda de Facebook y Twitter, a unas 120 mil personas. Ese día, decenas de jóvenes cerraron en Madrid la céntrica Gran Vía y fueron reprimidos con violencia por la policía. El movimiento, sin embargo, seguía creciendo. La gente, adultos y ancianos, comenzó a mostrar apoyo a la revuelta pacífica. La noche de ese mismo día, armados de valor, los organizadores decidieron acampar en la plaza madrileña Puerta del Sol, pero fueron desalojados en la madrugada, una vez más, por la policía. Fue un mal cálculo (¿de José Luis Rodríguez Zapatero?). La pólvora de la indignación se esparció y el martes se reunieron de nuevo en dicha plaza unas 15 mil personas, según reporte de Armando G. Tejeda, corresponsal de La Jornada. Los acampados, o lo que algunos han llamado, creo que con imprecisión, la “revolución española”, han contagiado sus ánimos de revuelta a otros países como Alemania, Italia o Grecia.

La Junta Electoral de Madrid resolvió (el miércoles 18 de mayo) prohibir todo tipo de manifestación política hasta que se verifiquen las elecciones, para evitar que las protestas influyan en las preferencias electorales. No obstante, en franca y enérgica rebeldía ciudadana, decenas de miles de españoles, de todas las edades e ideologías, retaron a la clase política con otra protesta multitudinaria que llevaron a cabo ayer mismo. Nadie los moverá, replicaron. Y ya circula también, como argumento y antecedente, una sentencia del Tribunal Constitucional español, de 2010, mediante la cual determinó que las manifestaciones realizadas en el “periodo de reflexión”, esto es, un día antes de la jornada electoral, no infringían la Constitución por sí mismas, en tanto su capacidad para influir en el ejercicio del voto fuese remota. “…la mera sospecha’ de que una manifestación ‘pudiera perturbar la deseable neutralidad política de la jornada de reflexión’ no es una hipótesis suficiente para ‘limitar el derecho de reunión en periodo electoral’”.

Por otra parte, la Junta Electoral Central, en atención a las consultas presentadas por la Junta Provincial Electoral de Salamanca y por el Abogado General del Estado, ha resuelto hoy 19 de mayo (con 5 votos a favor, 4 en contra y una abstención) prohibir cualquier manifestación para el sábado y el domingo, jornadas de reflexión y votación, respectivamente. En una parte de la resolución se lee:

“En los días de reflexión y votación nuestra legislación electoral prohíbe realizar acto alguno de propaganda o de campaña electoral. Así mismo el día de la votación prohíbe formar grupos susceptibles de entorpecer, de cualquier manera que sea, el acceso de los locales electorales, así como la presencia en sus proximidades de quienes puedan dificultar o coaccionar el libre ejercicio del derecho del voto”.

Ahora será responsabilidad del gobierno, muy delicada por cierto, desalojar a los jóvenes de la plaza e impedir las protestas. Lo cual puede conducir a una mayor indignación y a prender aún más al movimiento.

Para estas horas, ya se sabe que el movimiento del 15 de mayo parece imparable. A pesar de que se mantiene la prohibición para realizar manifestaciones, alrededor de 28, 000 personas se reunieron hoy en la Plaza del Sol de Madrid, y otras miles en diversas plazas de ciudades españolas, todo ello en la víspera de la jornada electoral.

¿Tiene sentido en la actualidad la existencia del llamado periodo de reflexión? ¿Los ciudadanos reflexionan y deciden la orientación del voto un día antes o semanas y meses atrás? ¿Toda manifestación o activismo políticos influyen en el ejercicio del voto? Para algunos estudiosos la jornada de reflexión es más un vestigio de la transición que un mecanismo útil. Sobre el tema, les recomiendo el reportaje Reflexione. Le obliga la ley, de Rosario G. Gómez y Carmen Morán.

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Diarios, Política. Bookmark the permalink.

4 Responses to Democracia Real Ya

  1. Andrés Vélez says:

    Qué importancia tendría el voto cuando de antemano sabes que mucho está perdido; por ende, tiene sentido el periodo de reflexión?. Peccata minuta.

  2. Irad says:

    En lo personal, no le encuentro sentido, Andrés. Lo que me parece más delicado es que se llegue a prohibir todo tipo de manifestación política (incluidas las no electorales) en aras de un supuesto periodo para la reflexión. Coincido más con el razonamiento del Tribunal Constitucional español,de 2010, arriba mencionado.

    Por cierto, cuando leí la resolución de la Junta Electoral me pareció decepcionante en cuanto a la profundidad que merecía una posible colisión de derechos fundamentales como los de reunión y los de ejercicio del voto. Para poder prohibirla, se requería un estudio jurídico-político sobre la naturaleza y objetivos de la protesta. Precisamente en su edición de hoy El País publica un editorial que resalta esto que comento. Por su interés te lo transcribo:

    Reflexión y prudencia
    “Disolver las protestas a la fuerza pese a su carácter pacífico hubiera sido una grave irresponsabilidad

    “21/05/2011

    “En el conflicto entre derechos fundamentales -el de ejercicio libre del voto y el de reunión- que parecen haber provocado miles de ciudadanos acampados en la Puerta del Sol, en Madrid, y en otros lugares de diversas ciudades españolas, con su decisión de continuar su protesta hasta el día de las elecciones, la Junta Electoral Central (JEC) ha optado por garantizar al máximo el primero y suprimir radicalmente el segundo. Tanto el Tribunal Supremo como el Constitucional rechazaron ayer los justificados recursos que se presentaron ante la resolución del JEC.

    “La decisión ha sido adoptada por mayoría de un solo voto. Este periódico cree que su sentido debería haber sido el contrario. Argumentos jurídicos debía de haberlos, como se deduce de los distintos pareceres de las juntas electorales provinciales y de la división muy ajustada de la propia JEC. La resolución que ha adoptado se remite acertadamente a la jurisprudencia del Tribunal Constitucional sobre el derecho de reunión en periodo electoral, que establece que ese derecho debe interpretarse de manera extensiva y favorable a su ejercicio y su restricción o limitación deben basarse en motivos relevantes y en criterios jurídicamente fundados. Unos y otros se echan en falta en la resolución de la JEC. El único dato tenido en cuenta para tomar una decisión tan grave como impedir el derecho de reunión pacífica a miles de ciudadanos, es que estos piden el voto para unas candidaturas e invitan a no apoyar a otras.

    “Además de no estar claro que sea esa la petición de los manifestantes, la ocasión merecía un análisis aunque fuera somero de la naturaleza de la protesta, de su amplitud y de su transfondo político. De haberlo hecho es posible que la resolución hubiera sido otra pues es difícil deducir tanto de los mensajes genéricos como de los que se han lanzado de manera concreta -desde la desconfianza hacia los políticos a la reforma de la ley electoral o la exclusión de imputados en las candidaturas- un riesgo de perturbación de la neutralidad política de las jornadas de reflexión y voto.

    “No sólo los políticos deben mostrarse sensibles a los mensajes de descontento y de crítica de la sociedad. También deberían hacerlo los responsables de las instituciones, cuya tarea es aplicar e interpretar las normas y cuyas resoluciones pueden contribuir a dar salida a esos reclamos o a silenciarlos y emponzoñarlos. Además, conviene ser sumamente prudentes a la hora de tomar decisiones de difícil cumplimiento o cuya ejecución entraña riesgos más graves de los que se pretende evitar y que, encima, se endosan a otros.

    “Ante la difícil tesitura de disolver o no a los concentrados, ha sido acertado el criterio del Gobierno de atenerse a una estricta proporcionalidad de la actuación de la policía y el auténtico riesgo que representan unas concentraciones pacíficas. Si lo que la JEC pretendía con su resolución era garantizar el tranquilo desarrollo de la jornada electoral, el efecto que puede provocar es exactamente el contrario.”

    Saludos!

  3. Andrés Vélez says:

    Sólo le falto al acuerdo de la Junta Electoral del 19.05.11 que dentro de su pobre razonamiento se esgrimiera que la manifestación de la Plaza del Sol estaba impregnada de tintes fascistas influenciados por la Derecha Española, como en su momento el abogado del Estado advirtió que la manifestación del Día Internacional de la Mujer tenía un componente con tintes socialistas y comunistas.

    Sabes, las razones estrictamente jurídicas del Tribunal Constitucional en la sentencia del 15 de noviembre de 2010, aparentemente encajan en la manifestación de la Plaza del Sol, para que les sea permitido a los ciudadanos reunirse y manifestarse a pesar del periodo de reflexión, dado que a todas luces estamos hablando de una concentración de personas ordenada, pacífica y que no altera el orden público; sin embargo, hay otras circunstancias no jurídicas que tienen que ver con la primavera árabe y las últimas movilizaciones en Europa de las cuales en su momento hablaremos al calor del vapor que expide una taza de café caliente; además para reanudar aquellas acaloradas y anecdóticas charlas que suspendimos hace ya casi diez años. Saludos.

  4. Irad Nieto says:

    Andrés:

    Completamente de acuerdo con los razonamientos que expones en este humilde desbarrancadero. Por eso se trajo a la memoria la sentencia del Tribunal; la cual utilizó como sustento la Junta Electoral, pero para resolver lo contrario.

    Ya mañana. Ya mañana reanudaremos esas épicas charlas.

    Saludos!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s