Sobre los ‘abajoinsultantes’

El pasado 13 de mayo Héctor Aguilar Camín reprodujo en su columna de Milenio diario el contenido de una carta que el sociólogo y excelente investigador Fernando Escalante Gonzalbo envió a Pablo Hiriart, director del periódico La Razón, donde Gonzalbo colabora como articulista, en la cual le solicitó, con argumentos, que impidiera que los lectores dejaran o colgaran insultos y groserías al final de sus artículos.

Antes que suprimir el espacio donde los lectores publican sus comentarios, debajo de los textos, Escalante Gonzalbo pidió que se pasaran por un filtro sujeto a ciertas reglas, como se hace en el caso de las “cartas al director”; reglas que contribuyan a la discusión, a la crítica (positiva o negativa, pero razonada), a la conversación discrepante pero civilizada. En principio, habría que exigir a los lectores, como hacen los articulistas, que den la cara, ofrezcan su nombre y se sumen a un diálogo que sea en verdad público. Y así evitar que, tras el anonimato cobarde e irresponsable, insulten, humillen y desahoguen toda su frustración en la persona del autor. Quienes administramos algún blog lo sabemos. El patrón de conducta siempre es el mismo: quien viene a insultar y a escupir en medio de una charla, suele escudarse en el anonimato. No da la cara, patea, luego existe.

Pablo Hiriart decidió eliminar el espacio para los comentarios. No fue lo mejor, creo. Sin embargo, el director ofreció sus razones (que pueden entenderse).

Les dejo el texto Abajoinsultantes, que publicó Aguilar Camín (reproducción del de Escalante):

El espacio para comentarios, dice Fernando, no sirve para continuar los argumentos ni para refutarlos, ni siquiera para abrir un diálogo. En la práctica, se ha convertido en un muro para colgar insultos y nadie espera otra cosa. No es un espacio de crítica, sino casi lo contrario: los insultos, los argumentos ad hominem, los juicios de intención, son precisamente lo que queda cuando no hay razones. No sólo eso, sino que ese simulacro ocupa el lugar de la crítica y al final la hace imposible; entre otras cosas, porque los más gritones, los ociosos, los más ofensivos, hirientes y deslenguados terminan inhibiendo a todos los demás.

Sigue Escalante:

En la práctica, en ese espacio se manifiestan los peores rasgos de la comunicación por internet: el anonimato, la facilidad, la precipitación, la irresponsabilidad, rasgos que en conjunto favorecen además una radicalización tanto más irreflexiva y furiosa cuanto más apresurada, una radicalización que en algunos aspectos recuerda los movimientos de la chusma en un linchamiento.

Ítem más:

La beatería ambiente quiere que libertad de expresión signifique que cualquiera puede decir cualquier cosa en cualquier parte, sin consecuencias. El resultado, cuando eso se aplica, es la disolución de los espacios de diálogo, porque donde la expresión importa hay reglas: en el parlamento, en un tribunal, en un salón de clases, en la prensa seria, hay reglas y las reglas importan. Donde no las hay, donde puede decirse cualquier cosa.

Finalmente:

Estamos acostumbrados a que exista ese espacio, de modo que parece impensable suprimirlo, como si fuese un atentado contra algún derecho básico. No veo por qué. No veo por qué motivo podría alguien esperar que la plataforma de un periódico o el nombre de un periodista, tengan que servir como soporte, publicidad o altavoz para difundir sus desahogos.

La facilidad de la comunicación por internet hace que el diálogo en la red a partir de la prensa sea uno de los nudos del espacio público en el nuevo siglo. Tendrá las características que queramos darle. Hoy en día se asemeja a la pared de un mingitorio público, donde uno garabatea una frase insultante, otro deja un dibujo obsceno, otro más pone sus iniciales, cualquier zafiedad, o simplemente un rayón. No es el lugar más a propósito para una conversación civilizada.

Pueden leer también Abajoinsultantes, 2.

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Diarios, Política. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s