Nos mataron al…

En el suplemento cultural Laberinto el escritor mexicano David Toscana recordó ayer a su amigo el Feroz, con el que compartió y disfrutó de muchas conversaciones literarias. Escribe Toscana:

Los escritores que visitamos Culiacán disfrutábamos por sobre todas las cosas la compañía del Feroz. Era, en el sentido más puro de la palabra, un lector. Devoraba los libros de tal manera, que de ahí le vino el nombre por el que todos lo conocíamos.

Bebiendo una Pacífico tras otra, explorábamos el alma de las novelas, de la vida a través de las novelas, sin que viniese a importunarnos alguna cita de algún teórico francés. Fuera quedaba cualquier pretención de intelectual, pues en el fondo, toda gran obra era una novela del corazón.

¿Era auténtico el amor de Svidrigáilov por la hermana de Raskólnikov? ¿Cómo podríamos haber salvado a Anna Karenina del suicidio? ¿De verdad Juntacadáveres era un desalmado? ¿Te habrías enamorado de Emma Bovary?

Y llegaba otra ronda de Pacíficos, y más entrada la noche hablábamos de Bajo el volcán.

El Feroz daba clase de literatura en la UAS. Pero él no enseñaba literatura; la compartía.

No deseaba que lo promovieran, que lo hicieran jefe del departamento o director de la facultad. Dios nos libre. Él era hombre de libros, no de andar administrando cosas, así le pagaran el doble o el triple.

Y en los últimos años, junto con amigos como Élmer Mendoza y Elizabeth Moreno, había transformado la imagen de Culiacán. Todos los escritores queríamos ir a Sinaloa por una razón muy sencilla: había lectores, muchos lectores.

Pero el Feroz cometió una falta que en estos tiempos se castiga con la muerte: transitar por carretera.

Unos hombres sin ideas borraron de un gatillazo las obras completas de Faulkner, todo Onetti, Fuentes hasta Instinto de Inez, Conrad, tres antologías de Chéjov, Don Quijote y medio Siglo de Oro, un montón de clásicos, buena parte de la literatura contemporánea mexicana, la mitad de la novela que estaba leyendo este sábado, en fin, miles de libros, millones de palabras, incontables conversaciones, sueños, interpretaciones, dudas y versos

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Ensayo, Suplementos. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s