Otra estrategia

La revista nexos publica en su blog un muy buen texto del politólogo Jorge Javier Romero sobre la lucha que Felipe Calderón inició contra el narcotráfico. El título del artículo es por demás ilustrativo: Sí había otra estrategia y la actual ya falló. En una parte de su reflexión, escribe Romero:

…Calderón decidió que el tema del combate al narcotráfico era una prioridad de su gobierno. No el crimen organizado, sino el narcotráfico. No de la aplicación de la ley y la construcción del Estado de derecho, sino la guerra contra las drogas. De entrada, lo que planteó Calderón fue el enfrentamiento frontal con los carteles especializados en operar mercados clandestinos de drogas. Se enfocó en la persecución de un delito de mercado. No dijo, en un principio, que fuera a combatir prioritariamente el secuestro o el homicidio u otros delitos depredadores que afectan terriblemente la seguridad de las personas. Su prioridad fue combatir a los carteles de las drogas, que lo que hace es explotar un mercado donde hay oferta y demanda, por los que se trata de un delito consensuado entre las partes. Ya ahí había un error, al menos, de foco.

La pregunta que salta de inmediato es ¿por qué decidió que ese era el problema central. ¿Hasta qué grado era real el control territorial de los carteles del narcotráfico? ¿En efecto era necesaria una política de recuperación armada de territorio? ¿Es el problema de las adicciones tan grave en México como para centrar ahí la acción ingente de combate a la impunidad que tiene por delante el Estado mexicano que sigue teniendo, por más que se hayan gastado varios miles de millones de pesos en el combate a los carteles de las drogas?

Sólo si se toma en cuenta el factor externo se entiende por qué Calderón optó por una estrategia de recuperación de territorio con el ejército y la marina, en lugar de centrar sus loables intenciones de reconstruir el poder del Estado y establecer el imperio de la ley en la creación de policías eficaces para perseguir los delitos depredadores y en un programa real de reforma de los ministerios públicos y los poderes judiciales de todo el país empezando por los de la federación.

No tengo una respuesta inequívoca, pero mi conjetura es que Calderón quiso fortalecer su precaria posición de entrada congraciándose con el gobierno de los Estados Unidos. Tal vez imaginó conseguir un tratado migratorio o pretendió una suerte de plan Colombia en los últimos tiempos del gobierno de Bush, al que apenas le quedaban dos años de presidencia. Buscó el apoyo norteamericano para un despliegue notable de recursos, incluidos los dólares para lucidores programas de gasto social y lo que consiguió fue la exigua iniciativa Mérida. Desplegó al ejército y levantó la costra purulenta que cubría el arreglo tradicional de la desobediencia local, pero no lo sustituyó con otra cosa que no fuera control de las fuerzas armadas, con su propia dosis de arbitrariedad, intrínseca a su estructura como organización y a las funciones que se supone que debe cumplir: las relativas a la guerra.

Hasta en el lenguaje se copiaba la retórica republicana. Se habló de guerra contra las drogas, como la declaró Reagan en la década de los ochenta. Después el término fue evitado en el discurso oficial, pero en el inicio lo que se estaba haciendo era no responder a la demanda social de que se frenaran los secuestros con sus secuelas homicidas y los robos cotidianos de las ciudades, sino hacer aquí la guerra que pretendía sería financiada y apoyada por los Estados Unidos.

No seguiré con la conjetura. El hecho es que hoy lo que hay por las calles es un reguero de muertos y de ninguna manera todos pueden ser atribuidos a la guerra auténtica que se libra entre los carteles, que si bien no fue provocada por Calderón sin duda se ha intensificado durante su gestión. Si de lo que se trata es de pelear territorios, entonces evidentemente se necesitan armas; y las armas también son mercancías que se mueven con la demanda

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Blogs, Política, Revistas culturales. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s