El Kindle de Sheridan

En su columna mensual Saltapatrás Guillermo Sheridan nos cuenta su experiencia, positiva, con su primer Kindle; una experiencia que pasó del asquito al encender el aparato hasta la comodidad de la lectura en pantalla. Escribe Sheridan:

MI ESPOSA ME REGALÓ un Kindle DX amazónico. Muchas gracias. Me sentí obligado a verlo con desconfianza, como a un riñón crudo, como un artilugio maldito diseñado por la secta de los Illuminati para acabar con los libros, esos benefactores de la humanidad, y lo encendí con aspavientos de asco para dejar constancia de mi lealtad al papel.

Un kindle (“encender”, “iluminar”, “provocar una lucecita” en inglés) es “un lector portátil de e-books”, es decir, de libros-e; y un e-book, según el Oxford Dictionary of English, es “la versión electrónica de un libro impreso”. (Lamento recurrir al dominante inglés de los inventores, pero el Diccionario de la Real Academia no define kindle ni libro-e, aunque sí “teneduría de libros”.)

Bueno, un libro-e se lee gracias a la tinta-e (e-ink) que inventaron unos alquimistas del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). La tinta-e consiste en un montonal de bolsitas llenas de titanio (prima materia) que flotan en el infierno (gel) esperando que llegue Shakespeare. Las bolsitas estas “encarnan” o “reencarnan” según sea que Shakespeare les aviente un protón positivo o uno negativo. Si el protón es positivo, las bolsitas de titanio se alborotan, se ponen blancas (albedo) y suben a la superficie del cielo, que es la pantalla; si el protón es negativo, se ponen negras (nigredo) y se caen al suelo del infierno. Cuando Shakespeare quiere que aparezca, por ejemplo, la letra equis, las bolsitas de titanio negro se ponen de acuerdo y hacen una equis, mientras que las blancas hacen una como camita para que se acueste la equis negra y ponerse a coger (mysterium coniunctionis). De este modo, cada letra forma palabras que forman frases y, de pronto, en la pantalla se lee un verso orgásmico de Shakespeare: “Titania duerme parte de la noche.” Este ayuntamiento entre Titania y las bolsitas de titanio es lo que se llama “encarnación” (unio mystica).

Pero… ¿de dónde vino Shakespeare? Este es un misterio que no he logrado desentrañar. El kindle tiene una pantalla que dice “comprar en la tienda”. Una vez ahí, se escribe “Shakespeare” y aparecen 2 mil 400 libros que tienen su nombre en el título. Gracias. El primero es las obras completas, incluidas las de atribución dudosa y los poemas, con los comentarios del Dr. Johnson, Hazlitt y Coleridge. Se oprime el botón “comprar” (aunque es gratis) y un minuto después llega Shakespeare, se convierte en “memoria” y se alista para encarnar.
Al parecer, Shakespeare entró ahí gracias a una cosa llamada whispernet (“red susurrante”). Esta red susurrante fue lanzada por el kindle a un océano donde nadan 2 y medio millones de libros-e y pescó a Shakespeare. Ignoro cómo le hace la red susurrante para capturarlo y traerlo prisionero al kindle, pero a fe mía que lo consigue. Ignoro también la ubicación de ese océano, si es como el subterráneo de Verne o si es una aqua permanens que duerme en un alambique por California, o algo, pero sospecho que más bien debe estar “arriba”, un “mar de cielo” como los de Owen o Huidobro: un flotante mar aéreo, un mar magritte. Esto obedece quizás al uso actual del verbo “bajar”, que denota el acto de transferir información de arriba a una pantalla abajo. La cosa es que en algún sitio existe un océano de plasma digital, cuyo oleaje es de impulsos eléctricos y cuyas mareas son dígitos binarios, donde la tal red susurrante pesca legibles huachinangos instantáneos

Y en noticias: Amazon presenta un nuevo Kindle más barato.

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Ensayo, Revistas culturales. Bookmark the permalink.

2 Responses to El Kindle de Sheridan

  1. Sin Ma says:

    Imagino que así te pasará a tí, Irad.
    Una vez teniendo en tus manos el nuevo juguete, no lo soltarás.
    Tienes imán con la tecnología. jejje!
    Por fa, me lo muestras.

    Saludos!

  2. Irad says:

    Sin Ma:

    Tienes toda la razón, me agrada la tecnología, aunque no sea muy experto en su uso. De hecho ya encargué mi iPad. Y claro, te lo comparto.

    Un abrazo!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s