Hundido en el dolor

El crítico Eduardo Lago nos ofrece un buen ensayo sobre David Foster Wallace, a propósito de la publicación (el próximo 15 de abril) de la novela póstuma The Pale King. Escribe Lago:

El 11 de septiembre de 2008 las cosas parecían ir bien en la vida de David Foster Wallace, considerado el portavoz literario de la generación X, y uno de los escritores norteamericanos más importantes de las últimas décadas.

El día había amanecido apacible en la localidad de Claremont, California. Karen, su mujer, ultimaba los preparativos de una inauguración que tendría lugar al día siguiente. Se habían conocido unos años antes, cuando la artista, impactada por uno de sus relatos, La persona deprimida, se puso en contacto con él para hablarle de su idea de llevar a cabo una serie de paneles inspirados en la historia. Se casaron en 2002. Siguió un periodo en el que el signo predominante fue de relativa estabilidad, aunque el fantasma de la grave depresión que padecía el autor desde finales de los años ochenta, jamás desaparecería del todo. Aquel otoño, Wallace impartía clases de escritura creativa en un college local, trabajo que le dejaba tiempo para ir dando forma a The pale king, su tercera novela, en la que había empezado a trabajar hacía más de 10 años. En una carta dirigida a su amigo, el escritor Jonathan Franzen, describió su vida en los siguientes términos: “escribo a regañadientes, sumido en sentimientos ambivalentes acerca de lo que hago, hundido en el dolor. Estoy cansado de mí mismo, de mis pensamientos y asociaciones mentales, de la sintaxis, de mis hábitos verbales. Mi trabajo atraviesa por una fase de gran oscuridad, lo demás es luminoso y gratificante. De modo que puedo decir que soy relativamente feliz”.

En efecto, su mujer, sus amigos, sus padres y sus compañeros de oficio, sentían adoración por él. El propio Franzen dijo de él que era “el ser más dulce y más atormentado que había conocido jamás”. Aunque era lo que más le importaba en la vida, lo único tal vez, la escritura tenía a veces un efecto dañino sobre él, y el reto que le planteaba The pale king no era nada fácil. Lo peor que le puede ocurrir a un escritor de talento es publicar una obra maestra a una edad temprana, y eso es precisamente lo que ocurrió con La broma infinita, novela de 1.200 páginas que incluía un complejo aparato de más de 900 notas. Tenía 33 años cuando se publicó. Inmediatamente se convirtió en el manifiesto de toda una generación desafecta con el modo de vida americano.

Se tardó algo de tiempo en reconocer el valor de su aportación. David Foster Wallace irrumpió en el panorama literario norteamericano a los 22 años, con la publicación de una novela que llevaba el significativo título de La escoba del sistema. En un momento en que el modo imperante era el minimalismo característico del realismo sucio, Wallace plantea narraciones desaforadas, de un maximalismo torrencial, recurriendo al empleo de notas que amplifican la narración central, llevándola en direcciones insospechadas. Se desenvuelve con idéntica eficacia en los ámbitos de la novela, el relato corto (La niña del pelo raro, Entrevistas breves con hombres repulsivos, Extinción), escritos ensayísticos de la más diversa índole (Hablemos de langostas, Algo supuestamente divertido que no volveré a hacer) o el periodismo, con reportajes que cubren un amplio espectro de temas, desde el cine de David Lynch, hasta el mundo del tenis, la televisión, la trigonometría o la filosofía analítica. Su idea de la literatura se sustenta sobre la premisa de que la experiencia estética exige de una parte un esfuerzo intelectual y de otra apostar por la pasión

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Crítica literaria, Diarios, Libros. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s