Traducir con Google

Sobre las posibilidades de la traducción en Google escribe Tim Adams:

Si uno tradujera la frase más famosa de la literatura, la primera oración de Ana Karenina , del ruso al español con la ayuda de Google Translate, esto es lo que obtendría: “Todas las familias felices se parecen entre sí, cada familia desdichada es desdichada a su manera”.

La traducción, que se aproxima a la mejor versión “humana” de esa oración, parece un triunfo de lo que antes se llamaba inteligencia artificial y ahora, menos ambiciosamente, aprendizaje automático. La computadora puede entender el lenguaje, se nos invita a pensar. Pero pasemos las siguientes frases de Ana Karenina por el sistema y el panorama –además de la gramática– ya no será tan claro.

El resultado es mínimamente comprensible si conocemos el original, pero apenas es legible. Esa discrepancia se debe a una de las sutilezas del sistema de Google que permite a los usuarios interesados mejorar los textos traducidos. Alguien evidentemente tomó la primera frase de la obra maestra de Tolstoi y la corrigió.

Desde que las computadoras fueron una realidad, la posibilidad de usar su poder logístico para derribar las barreras del idioma ha sido una especie de Santo Grial del aprendizaje automático. Los primeros –y fallidos– intentos se basaban en el principio de que todas las lenguas podían descomponerse en dos elementos: un léxico de palabras con significados específicos y un conjunto de normas gramaticales y sintácticas para combinar esas palabras. La Guerra Fría impulsó a los organismos de inteligencia de los Estados Unidos a realizar ambiciosos esfuerzos para comprender el “código” del idioma ruso a escala industrial. El resultado fue básicamente un galimatías.

El primer avance significativo en el potencial de la traducción mecanizada se produjo a comienzos de la década de 1990, cuando IBM creó un modelo que abandonó todo esfuerzo por tratar de que la computadora “comprendiera” el texto que se ingresaba en ella y en cambio abordó la tarea instalando en la computadora las versiones comparadas de la mayor cantidad posible de textos traducidos y haciendo que el sistema calculara la probabilidad de los significados de las palabras y las frases sobre la base de los precedentes estadísticos. El pionero de este enfoque fue Frederick Jelinek de IBM, quien, desconfiando de los modelos basados en analogías con el aprendizaje humano de la gramática, dijo: “Cada vez que echo a un lingüista, el funcionamiento de nuestro sistema mejora”.

Pero unos diez años después, el sistema basado en estadísticas comenzaba a mostrar graves limitaciones, en particular cuando intentaba traducciones de idiomas en los cuales había relativamente poco texto que “aprender” como referencia. Fue en ese momento cuando Google ingresó con fuerza en este campo. El impulso inicial para el traductor de Google se remonta, según cuenta la leyenda empresaria, a una reunión en las oficinas de la compañía en California celebrada en 2004. Uno de los fundadores del motor de búsqueda, Sergey Brin, había recibido una carta elogiosa de un usuario de Corea del Sur. Brin entendía que el mensaje destacaba la innovación de su empresa pero, cuando pasó la carta por el servicio de traducción mecanizada del que Google tenía la licencia en aquel momento, el resultado fue: “El pescado crudo en tajadas zapatos desea. ¡Google algo cebolla verde!” Brin consideraba que Google debía tener la capacidad y la firme decisión de mejorar ese despropósito. Desde entonces, con la ampliación de sus intereses globales, el servicio gratuito Google Translate ha evolucionado e intenta traducciones instantáneas de 52 idiomas y es utilizado decenas de millones de veces por día para traducir páginas web y otros textos. Además, ofrece un “kit de herramientas” para que los hablantes de lenguas más marginales puedan crear sus propios servicios

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Reportaje, Revistas culturales, Tecnologías. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s