El talento, de quien lo trabaja

Les comparto un reportaje muy interesante de Gaspar Hernández, publicado en El País Semanal, en el que indaga, a partir de estudios y lecturas de expertos, lo relativo al origen del genio, el talento y la creatividad. El talento ¿es innato o producto del trabajo, la curiosidad, la constancia y un amor desmedido, casi fanático, por encontrar, crear y resolver problemas? Se sabe que la mayoría de las personas creativas, sean científicos, artistas, políticos o deportistas,  se entregan a su labor de una manera desmesurada, y no la abandonan ni siquiera en las vacaciones o fines de semana. Son extremadamente obsesivos con su disciplina. Escribe Gaspar:

Flaubert me enseñó que el talento es una disciplina tenaz y una larga paciencia”, escribió Mario Vargas Llosa en el discurso de aceptación del Nobel de Literatura. Un año antes, en Cartagena de Indias, había explicado que Flaubert empezó siendo un mal escritor, un mero imitador, y que para ser el genio que fue se impuso una disciplina de galeote. “Yo llegué a la conclusión”, dijo el escritor peruano, “de que si uno no lo tenía se lo podía provocar a base de trabajo”. El protagonista de la novela de Javier Cercas La velocidad de la luz (Tusquets), Rodney Falk, opina lo mismo: “El talento no se tiene, sino que se conquista”. Lo contrario de lo que afirmó Oscar Wilde, quien quizá afirmó demasiadas cosas: “Lo que no te dé la naturaleza, no se puede aprender”.

¿Qué dicen los expertos? Dan Coyle, que ha investigado dónde y cómo florece el genio en el mundo, sostiene en el libro Las claves del talento (Zenith) que este no tiene tanto que ver como creíamos con los genes. Según él, se cultiva. En cambio, Malcolm Gladwell, periodista de The Washington Post y The New Yorker que también ha investigado sobre el tema –Fueras de serie (Taurus)-, se pregunta: ¿Existe de forma innata? Y él mismo dice: “La respuesta obvia es que sí”. Gladwell, muy americano, investiga también el éxito, y afirma: “El éxito es talento más preparación. Pero cuanto más miran los psicólogos las carreras de los mejor dotados, menor les parece el papel del talento innato. Y mayor el que desempeña la preparación”.

Pero ¿de qué estamos hablando cuando hablamos de esta aptitud? Según el filósofo y pedagogo José Antonio Marina, talento es “la inteligencia triunfante”. Es, pues, la inteligencia “que resuelve los problemas y avanza con resolución”, explica Marina en su último libro, La educación del talento (Ariel). Puesto que hay muchas inteligencias diferentes, según Marina, también hay muchos genios distintos: musicales, científicos, financieros, atléticos, etcétera, cada uno de los cuales supone un especial tipo de destreza. “No todos valemos para todo”.

resolver y avanzar

“La excelencia es un hábito”(Aristóteles)

El científico Robert J. Sternberg, uno de los más reputados expertos actuales en temas de inteligencia, denomina “inteligencia exitosa” a lo que Marina llama talento. Es decir, la inteligencia que se emplea para lograr objetivos importantes. Más amplia que lo que miden los tests de inteligencia porque incluye la gestión de las emociones, la tenacidad, el esfuerzo o la resistencia a la frustración. Las personas que poseen esa aptitud básica no dependen demasiado de las motivaciones externas, sino que saben automotivarse; aprenden a controlar sus impulsos; saben cuándo perseverar y cuándo cambiar de objetivo; saben sacar el máximo provecho de sus capacidades; completan las tareas, tienen iniciativa, no dejan las cosas para otro día…

¿Qué papel desempeña el trabajo duro en la consecución del talento? Prácticamente lo es todo. Aunque desde Darwin la forma tradicional de considerarlo, según Dan Coyle, ha sido esta: los genes (la naturaleza) y el entorno (la educación) se combinan para convertirnos en lo que somos. “Es un método popular”, afirma Coyle, “pero cuando se trata de explicar el talento humano, es un modelo vago”. Según el escritor, pensar que esta cualidad procede de los genes y el entorno es como pensar que las galletas proceden del azúcar, la harina y la mantequilla: es bastante cierto, pero inútil

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Reportaje, Revistas culturales. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s