“Película de falso prestigio”

En La Jornada Leonardo García Tsao publica una elocuente crítica (un poco en el sentido de la opinión de Carlos Reviriego) al filme El discurso del rey (EU-GB-Australia, 2010), de Tom Hooper. Un fragmento del texto:

En su incipiente carrera cinematográfica, el director Tom Hooper –quien inició su trayectoria dirigiendo teleseries para la BBC y otras cadenas– se ha concentrado en películas que uno pensaría dedicadas sólo a los espectadores británicos. Su segundo largometraje, The Damned United (2009) (con razón nunca proyectado en México), describía el efímero y controvertido desempeño de Brian Clough como entrenador del equipo de Leeds United. (Personalmente la archivé en el expediente: “¿Y a mí qué chingaos me importa?”)

Con la siguiente, El discurso del rey, Hooper amplió su público a cualquier persona, posible lectora de la revista Hola, que se sienta parte de la familia real británica de forma virtual. Rutinaria y teatral como una ceremonia de coronación, esta épica del mensaje edificante se centra en los esfuerzos del involuntario monarca Jorge VI por superar su problema de tartamudeo, que impide su necesidad de pronunciar discursos públicos.

En una especie de versión inversa de Mi bella dama (George Cukor, 1964), ahora será un plebeyo –australiano, además–, quien enseñará a un aristócrata a hablar como persona normal.

El eje central de la película es el chispeante intercambio entre el excéntrico terapeuta de lenguaje Lionel Logue (Geoffrey Rush) y el aspirante al trono (Colin Firth), lo cual dará lugar a uno de esos “duelos de actuación” que tanto fascinan a los anglófilos. En efecto, el desempeño es lo que podría esperarse de un par de profesionales sin tacha, aunque Firth sea, para no variar, un minusválido en simpatía. Siempre da la impresión de estar padeciendo un leve caso de indigestión (¿son esos tartamudeos o eructos?).

El guión del septuagenario David Seidler, activo desde los 60 –y se nota–, brinda a ambos histriones repetidas oportunidades de lucimiento. Para hacer aún más obvio ese relato de superación profesional con todo y maestro inolvidable, Hooper ha elegido convertir a los demás personajes en monigotes y filmar todas las acciones con un gran angular. Por ejemplo, Helena Bonham Carter es más una caricatura como la abnegada reina madre que como la madrecita de reina por ella encarnada en Alicia en el país de las maravillas.

También contribuye a esa deformación una rimbombante puesta en escena que sigue o antecede a los protagonistas con constantes tracking shots, como si hubieran dejado de tarea imitar al Kubrick de El resplandor (1980). Asimismo, cada espacio –hasta la modesta oficina de Logue– adquiere una dimensión gigante. Al parecer, para Hooper cualquier escena intimista necesita situarse en un espacio no menor al estadio de los Vaqueros de Dallas. Más cuestionable, empero, es la nula perspectiva crítica sobre toda esa pompa y circunstancia. Hooper y Seidler no pintan a los miembros de la realeza británica como los dispendiosos personajes decorativos que son, sino como si realmente reinaran sobre sus súbditos. La visión es estrictamente conservadora

Me encuentro también con el artículo ‘The King’s Speech’ will win. Is it a good film? Doesn’t matter, de David Thomson, publicado en The New Republic.

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Cine, Crítica de cine, Diarios, Ensayo. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s