El Discurso del rey

Salvo las actuaciones de Colin Firth (en el papel de Rey tartamudo) y Geoffrey Rush (el heterodoxo terapeuta del lenguaje que ayuda al Rey para que articule sus discursos con elocuencia), la película El discurso del Rey (EU-GB-Australia, 2010), de Tom Hooper, parece sobrevalorada y sobrenominada. No hay duda de que está bien hecha, pero nada más. Creo que coincido con los comentarios que hace en El Cultural Carlos Reviriego:

Cuando El discurso del rey se haga el domingo con unas cuantas estatuillas de los Oscar, quizá imponiéndose a películas de primer nivel como La red social o Valor de ley [Temple de acero], habrá que reconocerle un año más a los hermanos Weinstein su talento para sacar rendimiento a películas momificadas. Es legendario ya el ojo clínico de los dueños de Miramax para diseñar productos de prestigio que como obras cinematográficas tienen muy escaso valor, pero que aún así son capaces de conquistar al espectador bienpensante y mayoritario (el que acude un puñado de veces al cine al año), a los críticos despistados y populistas y, por supuesto, a una industria que se rinde a los pies de todo lo que va dejando un destello de premios (que llaman a su vez a más premios) a su paso. Como si fuera el ‘best-seller’ pseudoculto del año, estamos, una vez más, ante la historia del rey tuerto en un país de ciegos. O mejor: ante el cuento del traje del emperador, ese rey que se paseó desnudo con tal convicción en sí mismo que contagió la creencia a todo el reino (excepto a un niño) de que llevaba puesto el traje más deslumbrante que existió.

Pues bien, alguien tiene que interpretar el papel de ese niño que al ver al rey cruzando su reino en caballo como Dios le trajo el mundo, le señaló y gritó con sorna lo que era evidente -“¡El rey va desnudo!”- pero que nadie se atrevía a articular. Porque la película dirigida por el británico Tob Hooper, un señor curtido en realizar telefilmes, se ha convertido en el niño tonto y adorable de la cartelera comercial porque cumple todos los requisitos para sumarse a esa lista de filmes de ‘qualité’ y falso prestigio cultural que de vez en cuando conquistan los gustos de la mayoría, incluyendo académicos. La fórmula, cuando está bien aplicada, no suele fallar, y sobran ejemplos como Shakespeare in Love o Shine o Una mente maravillosa o La joven de la perla, etc. ¿Alguien se acuerda de estas películas? Es más, ¿alguien recuerda quién las dirigió? Nos atrevemos a decir que, una vez pasada la fiebre coyuntural que como cualquier otra moda se ha apoderado de esta película, el mismo destino a medio plazo le espera a Tob Hooper y su peliculita.

La fábula de superación del joven y tímido príncipe (Colin Firth) que es ayudado por un alquimista irascible (Geoffrey Rush) a romper el hechizo de su tartamudez es sin duda una película bien realizada y solvente, con intérpretes profesionales y suficientemente entretenida, pero en términos de dramaturgia (por más que se revista con telas monárquicas y actores shakesperianos) no supera a películas como, por ejemplo, Karate Kid. Es más, en comparación, es preferible esta última, pues al menos es honesta consigo mismo y no se disfraza de otra cosa aplicando un innecesario gran angular para otorgar falsa grandilocuencia y perspectiva deformada a cada plano, fabricando el espejismo de que de verdad hay un autor, un cineasta al otro lado de la cámara. Nada más lejos de la realidad. Si sustituimos la corte de Eduardo VI por un instituto californiano, al rey Jorge VI de Inglaterra por Daniel-Sam y al profesor Lionel Logue por el señor Miyagi, tenemos una variante “culta” y académica de Karate Kid

También sobre este filme, en Cinefagia puede leerse la crítica de Marco González Ambriz.

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Cine, Crítica de cine, Ensayo, Revistas culturales. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s