Diálogo entre Javier Sicilia y Christopher Domínguez Michael

En el número 09 de la revista Conspiratio se publicó una interesante conversación (La literatura en el mejor de los mundos posibles), en la que destacan las diferencias y los desacuerdos, entre el poeta Javier Sicilia (director de la revista) y el crítico literario Christopher Domínguez Michael. Van unos párrafos del diálogo:

Javier Sicilia: Bajo los totalitarismos duros, la literatura –pienso, por ejemplo, en Ajmátova, en Mandelstam, en Pasternak, en Grossman– ha sido para el hombre una fuente de preservación de lo humano y de su profundo misterio. Ha sido, sin embargo, también –pienso en Levi, en Shalamov, en Wiesel, en Appelfeld–, una preservación del horror y de lo que una mirada unidimensional puede hacer, y, por una de las paradojas de la literatura en las que a través del mal puede mirarse el bien, una revelación de la insondable dimensión del hombre. En síntesis, la literatura bajo los totalitarismos duros ha permitido preservar en el hombre lo humano puro y a través de ella la gran tradición literaria. Por desgracia, después de su desaparición, en la época en que el liberalismo triunfó, el hombre, sometido al mercado, al imperio de la técnica y a una especie de tiranía de la libertad, ha dejado de mirarse en ese espejo. “Kundera –como lo ha señalado Francisco Prieto– ya no es vital (como lo fue en su momento) para los checos y los eslovacos”. Tampoco, a pesar del impulso editorial que se les dio, lo es Grossman o Levi para el hombre contemporáneo a quien tampoco le significan mucho el Evangelio, El Quijote o la obra de -Dostoievski ¿Podríamos decir que el liberalismo que vivimos ha cumplido el sueño de los totalitarismos duros, y a través de la construcción de un hombre obnubilado ante la tiranía de su aparente libertad está a punto de enterrar el único espejo en el que puede verdaderamente mirarse?

Christopher Domínguez Michael: Discrepo por completo de los términos de tu pregunta, lo cual servirá para situarme ante ti en esta conversación. No creo que exista algo parecido a un “totalitarismo blando o liberal” y me indigna que se compare a las sociedades abiertas con los llamados “totalitarismos duros”. Es inenarrablemente ofensivo para un sobreviviente de Auschwitz o del Gulag que se compare aquello con la vida en libertad de un ciudadano medio en Washington, la Ciudad de México, Praga o Quito… vida llena de muchísimos problemas, sin duda, pero que son los problemas de la libertad. En mi opinión, la gran victoria del siglo XX es el triunfo que tu lamentas, el del liberalismo (del político y del económico); lo que yo, en cambio, lamento es que esa victoria no haya sido lo suficientemente profunda como para cambiar la percepción, alimentada de manera suicida por buena parte de los pensadores occidentales (Sartre, la Escuela de Frankfurt, el personalismo y un sinfín de escuelas, ateas y religiosas por igual) de que las sociedades liberales son, simplemente, otra versión de la esclavitud totalitaria, versión tanto peor que el nazismo o el comunismo por ofrecer, se dice, la ilusión de la libertad. No creo que la condición habitual del hombre contemporáneo sea la enajenación… La gente no se engaña por las entelequias de los filósofos religiosos, ansiosos de convencerla de que no es libre sino esclava debido al dominio mefistofélico de la televisión o de la sociedad de consumo o del pecado, etc. La gente sabe cuándo es libre y cuándo no lo es. La libertad, como el placer, eso sí, nunca se colma.

No creo en los grandes pecados del mundo moderno. La insondable dimensión del hombre se cultiva en esa libertad; sea lo que sea “lo humano puro”, crecerá en una universidad liberal de Australia o en un colegio multirracial de Los Ángeles o en una escuela para adultos analfabetos en la sierra de Puebla, no en una mazmorra fundamentalista, sea católica o islámica. Libertad, secularización, bienestar crean las condiciones para que la imaginación se cautive y el hombre mire hacia sus horrores.

Creo que el mercado, debidamente vigilado por el Estado (en lo económico no veo mal la vigilancia socialdemócrata) es la fuente de la libertad. Tampoco temo a la técnica ni creo que haya que seguir repitiendo la jeremíada de Spengler. En ese sentido sigo siendo marxista (o positivista) en el sentido decimonónico: la técnica es neutra, es un instrumento al servicio de la humanidad. Esclavizan la ignorancia y la miseria, no una computadora. Dale a un niño acceso a la red y podrá elegir qué clase de libertad quiere vivir, tendrá un acceso al universo más formidable del que tuvieron todas las generaciones pasadas. Entrará en una vida peligrosa, qué duda cabe

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Debates, Entrevista, Revistas culturales. Bookmark the permalink.

4 Responses to Diálogo entre Javier Sicilia y Christopher Domínguez Michael

  1. Manuela says:

    Hola Irad: no te parece que Sicilia es bastante esencialista y nostálgico? es muy fácil quedarse en los discursos de la pérdida, de lamentación y de enjuiciamiento a que lo nuevo es malo. Además la muletilla (se puede decir asi?) del totalitarismo visto en todo. Arendt fue muy clara en delimitar el gobierno totalitario de elementos totalitarios (que reconocía en el liberalismo económico algunos de ellos). Llamarse optimisma se presta a que también se le critique a Domínguez, pero en sus comentarios, finalmente, se presta más a los matices. Sicilia se ve llevado a precisar, pero al principio es muy categórico. (me da la impresión que repite el discurso de sus influencias, sin pensar mucho. es muy cómodo respaldarse en ellos). No comulgo con el liberalismo económico, y en tanto el liberalismo político apele a la libertad de expresión y de palabra, dificilmente se puede estar en contra total con esa corriente, y sí se puede asentir con Dominguez , y con Arendt, que es el precio de la libertad que hay que pagar. Eso sí, creo que un pensamiento reflexivo bien debe poner el dedo en las llagas de los discursos triunfantes, pero también en de los pesimistas. A mi me gusta mucho citar (me respaldo en la autoridad???) a Arendt: “…la actitud conservadora -que acepta al mundo tal cual es y sólo se esfuerza por conservar el statuo quo- no lleva más que a la destrucción, porque el mundo, a grandes rasgos y a detalle, queda irrevocablemente destinada a la ruina del tiempo si los seres humanos no se deciden a intervenir, alterar y crear lo nuevo”. Por cierto, me gusta tu blog.
    saludos

  2. Irad says:

    Manuela:

    En efecto, Sicilia es categórico (da la impresión de que no duda) en sus afirmaciones y creo que, como lo señala Christopher, es un despropósito comparar al liberalismo, sea económico o político, con lo que fue y es el totalitarismo (estudiado por Arendt, Lefort, Castoriadis y hasta por Edgar Morin), donde desaparece el rastro del individuo. Eso sí, luego de leer a Zygmunt Bauman y a otros que critican al mercado como espacio del consumismo, la mercantilización y la uniformidad, no puedo más que compartir algunos de los cuestionamientos del poeta. Pero hablar de tiranía de la libertad tampoco parece preciso; acaso se trata de libertinaje, un libertinaje para consumir. Hay que decir que también es un despropósito depositar una ciega y acrítica confianza en el mercado y en una democracia puramente liberal, que no vuelve la vista al problema de la desigualdad social y la apatía política (esto igualmente es una “actitud conservadora” de muchos intelectuales de hoy).

    Te agradezco, Manuela, tu comentario sobre el blog.

    Saludos!!

  3. Mario Silva Mera says:

    Hola:
    Soy Mario Silva, desde Chile, y ando buscando la dirección del correo electrónico de Christopher.
    Voy a agradecer si me lo dan.
    Mario

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s