Novelistas impresentables

El escritor británico Edward Docx se lanza contra las novelas best-sellers de Stieg Larsson y Dan Brown: en sus diferentes estilos […] son increíblemente malos. Dice Docx:

Volviendo a Londres en tren el otro día, iba abriéndome paso hasta el coche comedor cuando fui presa de un shock al notar que prácticamente todo el vagón iba leyendo… novelas. Esto me alegró: en parte porque he comenzado a temer que estemos viviendo una especie de pesadilla de programa de talentos por TV, y en parte porque paso buena parte de mi vida escribiéndolas. ¿Dónde estaban las [revistas] Heats y las Closers? me pregunté ¿Las Maxim y Cosmo? ¿Dónde los iPads, los iPhones, los BlackBerrys? Ni siquiera uno de los pasajeros hablando por el teléfono, maldición. Todos estaban leyendo. Silenciosa, atentamente, leyendo.

Mi alegría se tornó, diría, menos alegre cuando me di cuenta de que todos en realidad estaban leyendo el mismo libro. Sí, adivinó: La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina y que finalmente se convirtió en la Reina en el palacio de las corrientes de aire. En los tres vagones siguientes, la misma historia –hombres, mujeres, bebés. Un vistazo por la ventanilla reveló que hasta las vacas estaban en la misma –concentradas, olvidadas del pasto. Y cuando finalmente llegué al coche comedor, recibí como saludo un suspiro y un ceño fruncido que indicaban: “¿cómo se atreve?” ¿Por qué? Porque para materializar efectivamente mi copa de sedimento lactescente el empleado de la barra tenía que dejar de lado su… Stieg Larsson.

En términos de ventas, 2010 fue el año de Larsson. De nuevo. Sus tres libros fueron los tres títulos de ficción más vendidos en Amazon Reino Unido. Junto con Dan Brown, conquistó el mundo. El éxito de la trilogía Millennium es un caso de apetito público inimaginable, asombrosas ventas internacionales, grandes éxitos en la pantalla grande, editores perplejos y (enfrentémoslo) una ficción con una fórmula no tan originalmente reformulada. No menor entre las razones de la contrariedad de la industria (y los colegas escritores) es el amateurismo de los libros –algo que curiosamente Larsson tiene en común con Brown. Tanto lectores como editores y escritores pueden coincidir en que John Grisham, Tom Clancy o Danielle Steel construyen su enorme base de lectores sabiendo precisamente lo que hacen: son profesionales magistrales y sumamente hábiles en su oficio. A la inversa, Brown y Larsson –en sus diferentes estilos– son increíblemente malos.

Tomemos a Dan Brown, por ejemplo, describiendo –sin inmutarse– que para las mujeres la voz de su héroe es “como chocolate para los oídos” antes de hacer que dicho héroe se diga a sí mismo que “sabía lo que venía después” –“alguna frase ridícula que decía algo de ‘Harrison Ford en traje de Tweed”. Dejando de lado la escrupulosidad de la política de género (otro punto en común con Larsson es el feminismo paródico) no es “ridícula” la palabra que estamos buscando acá. Larsson, por su parte, comienza la Parte 1 (“Incitación”) de su primer libro con el intercambio –ni conversación ni diálogo– lleno de acrónimos más tediosoS que he leído en mi vida. Sus dos personajes están varados porque a uno de ellos no le arranca el motor (no es broma) y empieza a “analizar lo que era moralmente defendible en ciertos contratos blindados de los años noventa”. El personaje “B” dice: “El CADI obtuvo garantías estatales para una serie de proyectos… El sindicato LO, también intervino… (y) Wennerström presentó un plan, aparentemente bien arraigado entre las partes interesadas de Polonia con el fin de crear una empresa que fabricara envases para la industria alimentaria”. Pausa durante una o dos líneas para asimilar todo esto antes –nuevamente sin ironía– de que el personaje “A” responda: “Esto está empezando a ponerse interesante”. No

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Libros, Reportaje, Revistas culturales. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s