Por unos minutos de silencio

En esta breve y amena charla encontramos a un Enrique Vila-Matas que va en busca del silencio, huyendo incluso de Wikileaks:

Rotos los nervios, voy calle abajo, busco silencio. Marcho bajo los efectos todavía del parloteo incesante de los atrapados por la huelga de los controladores, trastornado por la banda sonora televisiva que escupe a todas horas el anecdotario de los viajeros en tierra: inagotable cháchara que repite un lamento monocorde de palabras idénticas unas a las otras, todo el mundo masticándolas, y eructando luego su sonido. Busco silencio en medio de un país en plenas fiestas o puente mongol, perturbador puente de locos. Voy calle abajo, con el infernal parloteo taladrando todavía mi cabeza y mezclándose sin piedad con Wikileaks y su “máquina textual”, con esa máquina que produce miles de documentos ininterrumpidamente, como si quisiera confirmarnos que el infinito es bien poca cosa, tan solo una cuestión de escritura.

¿No resulta asombroso ver que el sistema de espionaje americano es idéntico a la “máquina soltera” que utilizara Raymond Roussel para escribir su obra? Aquel invento del autor de Locus Solus escupía lenguaje de un modo inagotable: una aterradora creación de escritura interminablemente expulsada, provista de un sinfín de ecos internos que cuidaban de que la “máquina textual” no se encallara nunca.

Lo que daría por unos minutos de silencio. Añoro escenas antiguas y me gustaría tropezarme con esa “tertulia de los Parcos” que se reunía en Zúrich y de la que nos habló Walter Benjamin. Les llamaban parcos porque adoraban literalmente el silencio. Eran Arnold Böcklin, su hijo Carlo, y Gottfried Keller. Un día estaban sentados en la terraza de su café preferido, en silencio, como de costumbre. Transcurrido un largo tiempo sin que se oyera palabra alguna, dijo el joven Carlo: “¡Vaya calor!”. Siguieron 15 minutos de silencio, hasta que intervino Böcklin padre: “No circula nada de aire”. Keller esperó que pasaran unos minutos para ponerse en pie, indignado: “Me voy, no me siento bien entre charlatanes”…

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Diarios. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s