Sobre Antonio Alatorre y Alí Chumacero

Javier Aranda Luna escribe en La Jornada sobre los dos grandes autores que fallecieron recientemente: el acádemico y crítico literario Antonio Alatorre y el poeta Alí Chumacero. Dice Aranda Luna:

Ahora que se habla con insistencia de la desaparición del libro tradicional (el impreso en papel que no requiere energía alguna para dejarse leer salvo la que cada lector invierta al pasar sus páginas) no sólo duele sino preocupa la muerte de amantes de las letras como Antonio Alatorre y Alí Chumacero.

Uno fue especialista en los siglos de oro de la lengua española. El otro un poeta que nos dejó algunos versos memorables y el gusto por un oficio en extinción: el de editor y corrector de estilo.

Escribo algunos versos no por mezquindad sino porque Alí Chumacero no fue un autor prolijo: escribió tres libros de poemas que en realidad son muchos si nos dejamos guiar por la sensibilidad y la perfección de sus versos: Páramo de sueños, Imágenes desterradas y Palabras en reposo.

No exagero cuando escribo que el de Alí –el gran Alí, como le decían– es un oficio en extinción. En el mundo del libro el timón de las editoriales es cada vez más el mercado y sus mecanismos ciegos que sólo buscan generar mayores ganancias. La literatura y el buen uso del lenguaje, los grandes ausentes.

Cientos de libros inundan librerías y supermercados y los medios iluminan con flashes y con miles de impresos las novedades editoriales, aunque de esa gran oferta con el tiempo sólo queden unos cuantos volúmenes que puedan leerse dentro de 10 años.

Las editoriales son hoy en muchos casos más que un filtro para garantizarle al lector cierto estándar de calidad, una plataforma de lanzamiento mediático en busca de consumidores.

Por eso los libros “de coyuntura” se escriben en las piernas pegando recortes de periódico sobre el narco, la violencia, las corruptelas políticas. ¿Ha pensado cuántas novelas, cuentos, relatos quedarán para documentar al menos la famosa “guerra contra el narco”? Cuáles libros serán los equivalentes a La sombra del caudillo, Tropa vieja, Los de abajo o las Memorias de Pancho Villa? ¿O escribir en serio es cosa del pasado?

El caso de Antonio Alatorre no es menos ilustrativo. Él que se quejaba de que la academia preparaba expertos que sólo eran entendidos por expertos no tiene, al parecer, muchos seguidores. Y no precisamente de sus temas sino de la forma en que los abordó con amorosa minuciosidad.

Gracias a su pasión por la literatura pudo compartirnos verdaderos hallazgos sobre Sor Juana Inés de la Cruz y no el hilo negro que algunos investigadores descubren casi de manera cíclica de tiempo en tiempo. Investigadores que más que seguir la huella de un asunto se concentran en hacer puntos para ascender en el escalafón de la rígida estructura académica (no puedo olvidar aquella tesis doctoral hecha con fotocopias de anuncios dentales de principios del siglo XX con un “ensayo introductorio” de unas cuántas páginas y que mereció además ser publicado como libro)…

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Diarios, Ensayo. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s