Obligado a leer

En Michigan un adolescente irresponsable de 15 años estrelló su auto contra otro que conducía la señora Penny Przywara, de 59 años, quien murió en el accidente. La víctima había sido una lectora ávida, y entre sus libros preferidos estaba The catcher in the rye, de J.D. Salinger.

Con el objetivo de darle una lección y como parte de la sentencia, el juez de la causa “condenó” al joven a leer 3 libros por mes. La novela de Salinger, en principio, podría enseñarle algo sobre responsabilidad y sobre él mismo.

¿Debe la lectura ser parte de condenas penales; los criminales deben recibir sentencias alternativas que los obliguen a leer Don quijote o Crimen y castigo? Para quienes la lectura es sobre todo fuente de placer, sería ridículo pensarla como castigo; para aquellos que la perciben como un tormento o como el más grande aburrimiento, sería una verdadera punición. En el caso de la medida tomada por el juez de Michigan, es evidente que éste cree en el poder rehabilitador de la literatura, y por eso le dice al joven: “tienes mucho que aprender sobre responsabilidad”. Así que a leer 3 libros al mes.

Entonces, ¿deben los criminales ser condenados a leer?, se pregunta Eileen Reynolds en The Book Bench, el blog que la revista The New Yorker dedica a los libros.

Advertisements

About Irad Nieto

About me?
This entry was posted in Blogs, Lectura, Libros, Revistas culturales. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s