Autorretrato de James Ellroy

En el número 22 de la revista eñe se publica un texto que resultó de una amena y quizás divertida conversación entre Rodrigo Fresán y el novelista norteamericano James Ellroy. En Trece cosas que puedo contar sobre mí James Ellroy se sincera y nos cuenta, entre otras cosas, lo que sigue:

uno
Los rasgos de carácter que me definen, que me han convertido en quien
soy. Bien. Mi fe religiosa y la creencia en Dios. La sensación de que tenía un
don que se desarrolló desde que mi padre me enseñó a leer con tres años y
medio. El asesinato de mi madre en 1958, que suscitó en mí una inmensa
curiosidad por todo lo relacionado con lo criminal, y que se transformó en
una curiosidad por la historia criminal y social de Los Ángeles, y también
de Estados Unidos. El hecho de que tengo un gran talento, una persistencia,
una gran diligencia y una meticulosidad sobrehumanas. Y siempre soy
consciente de que trato de ser mejor, de aprender de mis errores. Tengo
una gran conciencia de Dios, de mis lectores, para mejorar y mejorar y
mejorar como escritor. Así que he escrito libros cada vez más largos, libros
distintos, utilizando diversos estilos. Los otros seis o siete atributos que
podría añadir a eso para explicar quién soy… Vaya. Soy divertido, puedo
hablar delante de público y sé cómo interpretar. Me gusta divertir a la gente.
Y la gente no está acostumbrada a que los escritores le diviertan.

dos
Mi mayor héroe no es escritor. Creo que ese hombre es el artista más
grande que Dios y la civilización han creado jamás. Está por encima de los
demás. En su genio, en su coraje. Él me enseñó más que nadie. Beethoven.
Él es forma, revolución, contenido. Es el desencadenamiento del poder
implícito en el lenguaje de los sonidos. Cómo hizo de su temperamento retorcido la psicología de la música. Y cómo ensancha todas las formas de
música del momento. Lo que yo quiero ser es el Beethoven de la novela
de intriga realista. Nunca seré el artista que fue Beethoven. Nadie lo será.
Pero si te paseas por mi apartamento, verás un montón de fotos de una
mujer llamada Erika Schickel —la mujer a la que amo— y de Beethoven.
En términos de escritura, Beethoven es, para mí… yo mismo. En mi
apartamento creo que hay seis fotos de Erika y cuatro fotos de Beethoven.
Y algunas fotos del perro de mi ex mujer. Erika es artista y periodista, y le
gusta Beethoven. Mucho de mi rutina depende de la presencia de Erika.
A qué hora me levanto, si voy a trabajar o no, cuánto café bebo. Erika no
conoce al perro de mi ex mujer.

cinco
No leo. No tengo tele. No tengo móvil. No me conecto a Internet. No voy al
cine. No consulto periódicos. Esta mañana estaba en mi hotel, desayunando,
y a mi lado había gente hablando. ¡Han dicho que habían elegido presidente
de Estados Unidos a un negro! ¡No tenía ni idea! Ah, el mejor chiste
del mundo: un león se está follando a una cebra. La cebra mira por encima
de su hombro y dice: «Mierda, cariño, ahí está mi marido. Simula que me
estás matando». Los españoles tienen sentido del humor. Los suecos, no.

seis
Soy un hijo de puta grande, alto, guapo, brillante, sano y feliz. Vuelo por
el mundo en primera clase. Me hospedo en grandes hoteles con excelente
servicio. Tengo editores fabulosos. (Sí, te hacen trabajar de más.) La comida
está buena, el público es bueno, lees, señalas con el dedo, dices que un
león se está follando a una cebra y la gente se ríe. No está mal.

siete
Escribo cada frase hasta que creo que es perfecta. Escribo a mano. Escribo
la mayoría de días. Corrijo con tinta roja. Lo mando a mi mecanógrafa.
Ella lo mecanografía. Yo corrijo sus errores con tinta roja. Ella vuelve
a mecanografiarlo. Un manuscrito de mil páginas. Lo he hecho veinte veces.
Después lo envío a mi agente. Después lo repasamos. Y después él lo
manda a la editorial

About Irad Nieto

About me? Irad Nieto es ensayista. Durante varios años mantuvo la columna de ensayo “Colegos” en la revista TextoS, de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Publicó el libro de ensayos El oficio de conversar (2006). Ha colaborado en diversas revistas como Letras Libres, Tierra Adentro, Nexos, Crítica y Luvina, entre otras. Fue columnista del semanario Río Doce, así como de los diarios Noroeste y El Debate, todos de Sinaloa. Su trabajo ha sido incluido en la antología de ensayistas El hacha puesta en la raíz, publicada por el Fondo Editorial Tierra Adentro en 2006 y en la antología de crónicas La letra en la mirada, publicada en la Colección Palabras del Humaya en 2009. Actualmente escribe la columna quincenal “Paréntesis” en El Sol de Sinaloa.
This entry was posted in Autobiografía, Revistas culturales. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s